Por tercer día consecutivo Pamplona es escenario de incidentes por la clausura del Palacio de Rozalejo, hasta ahora un edificio okupado, y por la presencia policial en el Casco Viejo.

Las cargas policiales comenzaron después de la marcha. Durante toda la mañana decenas de personas increpan a los agentes que custodian el edificio.