El incendio declarado este viernes en Almorox (Toledo) ha arrasado en las primeras horas una superficie de unas 2.000 hectáreas, la mitad en territorio toledano y la otra mitad dentro de la región madrileña, según las primeras estimaciones, y durante toda la noche trabajarán para intentar controlar las llamas 300 efectivos porque los helicópteros y los hidroaviones no pueden volar sin luz.

El incendio ha obligado a desalojar a los vecinos de la urbanización Entrepinos de Cadalso de los Vidrios de manera preventiva ante la evolución del incendio forestal declarado en Almorox (Toledo) y que avanza en dirección al sur de la región madrileña. De hecho, varios vecinos de la localidad de Cenicientos también han tenido que ser desalojados, así como las personas que se alojaban en un camping.

Un dispositivo de Cruz Roja dispuesto para atender hasta a medio millar de personas se ha desplegado en el polideportivo de San Martín de Valdeiglesias para atender a los vecinos desalojados que quieran pernoctar allí, según han informado fuentes de Emergencias 112 Comunidad de Madrid.

El incendio, que se ha declarado sobre las 18.00 horas de este viernes en la localidad toledana de Almorox, ha evolucionado en dirección norte hasta llegar a última hora de la tarde al término municipal de Cadalso de los Vidrios, a unos 14 kilómetros de distancia de Almorox.

El viento y las altas temperaturas han contribuido a que se originara el incendio. El tipo de vegetación, fundamentalmente pinar, ha ayudado a que el fuego llegara hasta el sur de la Comunidad de Madrid y el viento la noche de este viernes ayudaba a que el fuego evolucionara en dirección a Rozas de Puerto Real, a poco más de 5 kilómetros de Cadalso.

En cualquier caso, el fuego permanece descontrolado y afecta a una importante superficie. Además, las llamas avanzan con mucha fuerza la noche de este viernes.

Los medios aéreos han trabajado durante todo el día contra las llamas en los incendios forestales declarados en la tarde de este viernes en Toledo -en el entorno de Montesión y La Bastida- y en la localidad toledana de Almorox, que permanecen sin control y en nivel 1 de alerta, según informa el Plan Infocam de Castilla-La Mancha en su cuenta de Twitter.

Un incendio en Toledo, a punto de calcinar dos urbanizaciones

El incendio que se declaró este viernes a las afueras de la ciudad de Toledo ha afectado a alrededor de 1.600 hectáreas y ya se ha perimetrado en una amplia zona, pero "aún hay riesgo, está vivo", ha informado el delegado de la Junta en Toledo, Javier Nicolás.

En el Puesto de Mando Avanzado, instalado en el paraje conocido como Cerro de los Palos, a apenas cinco kilómetros de la capital, Nicolás ha detallado a la prensa que en estos momentos trabajan en la zona efectivos de la Guardia Civil, Policía Nacional, bomberos y la Unidad Militar de Emergencia (UME), que se incorporó junto a personal del Infocam, de la Junta de Castilla-La Mancha. En la actualidad, hay desplazados nueve medios aéreos y trece terrestres, más otros ocho de la UME, que ha trasladado cinco máquinas pesadas, y en torno a 150 personas.

"La valoración es que hasta mediodía creemos que el aire estará más calmado que lo estuvo anoche, pero hay que mantener la precaución" porque, ha añadido, "por la zona este el incendio está totalmente perimetrado con las máquinas, pero no la oeste, por la carretera que va a La Puebla de Montalbán, donde es mucho más difícil, por la orografía, el trabajo con maquinaria pesada, y actúan medios aéreos".

En este contexto, ha explicado, que anoche, entre las 22.30 y 23.00 horas, se autorizó el regreso a sus casas de los vecinos de las urbanizaciones directamente afectadas, aunque no dispusieron de luz, y bajo la precaución de que "podía haber rescoldos y que, con el aire, se pudieran reactivar".

José María, un vecino de la localidad, vio cómo su casa se salvó por centímetros: "Hemos tenido suerte y no ha tocado la estructura pero toda la parcela está quemada".