Animales

La importancia de las mascotas en la vida de las personas: “No sin mi perro”

En nuestra sociedad los animales representan un rol muy importante en la vida de muchísimas personas y es una tendencia que va al alza. Estos son los motivos.

En España se abandonan 15 perros sin microchip cada hora

Publicidad

En los hogares españoles, el número de mascotas supera ya al de los menores de 14 años. Según el INE, el año pasado en nuestro país estaban censadas 13 millones de mascotas (aunque ANFACC eleva el número de mascotas a 28 millones).

Este aumento desmedido de mascotas, sobre todo en las ciudades, también ha traído problemas de cohabitación entre los ciudadanos, entre los que no tienen o les molestan los ruidos, o porque los animales necesitan hacer sus necesidades en la calle. Aun así, la tenencia de mascotas sigue aumentando y, aunque hay personas que piensan que es porque muchas parejas optan por tener mascota en vez de hijos, la verdadera razón de este aumento es la soledad emocional.

Porque, queridos lectores, el vínculo que establecemos con nuestro compañero de cuatro patas, es un vínculo profundo, potente y, en muchas ocasiones, humanizado.

Si preguntamos a los dueños de perros o gatos qué consideración tienen sus mascotas en su hogar, en una abrumadora mayoría nos responderán que son uno más de la familia e, incluso, para muchísimas personas (se habla de cerca de la mitad), su mejor amigo. Así se establecen unos vínculos especiales entre dueños y mascotas que afectan a ambos a nivel físico y psicológico.

Ahora bien, desde la psicología resaltamos que es importante entender que el referirse a las mascotas como "hijos/as" y como miembro de la familia, no necesariamente implica que las personas crean que son realmente humanas. Y también que en ocasiones es común sentirse más cercano a un animal de compañía que a otras personas y esto no implica la sustitución de la persona por una mascota o que se sea incapaz de socializar.

Los beneficios para las personas de socializar con un animal

Cuando en 1960 el psicólogo Boris Levinson propuso la terapia asistida con animales tuvo que soportar las burlas de sus colegas. Sin embargo, hoy en día se reconoce como positiva la relación humano-animal avalada por cientos de investigaciones científicas y se ha normalizado de tal manera que se utiliza para trabajar diferentes aspectos en sectores de población como ancianos o niños autistas.

La evidencia documentada de los efectos positivos tanto a nivel terapéutico como fisiológico o psicológico de esta interacción persona-animal, es extensa. Veamos algunos de ellos:

1.- Disminución de la presión sanguínea.

2.- Disminución del estrés y la ansiedad.

3.- Efecto en neurotransmisores y aumento de la hormona oxitocina.

4.- Apoyo psicológico y social

5.- Disminución de síntomas depresivos.

6.- Mejora de la autoestima y del estado de ánimo

7.- Incremento del ejercicio físico y disminución de sentimientos de negatividad ante el rechazo social.

8.- Aumento de la interacción social.

Todo esto ha ido cambiando, tanto la visión que tenemos, como nuestras formas de relacionarnos con los animales. Incluso ha cambiado el propio status de los animales en nuestra sociedad. Los primeros países que reconocieron las bondades de la compañía de las mascotas y su importancia en la vida humana fueron Suecia, EEUU y Australia. En los Estados Unidos este reconocimiento generó leyes que permitieron la residencia de un animal con fines terapéuticos en las viviendas donde no se permitía la tenencia de mascotas, e incluso se está legislando sobre el status de los animales. Tenemos el ejemplo de Francia y Portugal, que reconocen expresamente que los animales "son seres vivos sensibles". Actualmente, en España la ley para considerar a los animales como "seres sintientes" (algo que para la gran mayoría de nosotros está fuera de toda duda) y no como cosas o "bienes semovientes" (que se mueven por sí solos), está en tramitación varias veces interrumpida. Sin embargo, en el Código Penal, por suerte ya desde el año 2003 se distinguió entre el delito de daños a las cosas y el delito de daños a los animales (delito de maltrato animal).

En la actualidad hay un incremento de investigación en el apoyo sobre la relación entre el maltrato hacia los animales en la niñez y la violencia hacia los humanos. De momento no hay suficiente evidencia empírica para determinar una causalidad directa, pero si se puede inferir un potencial predictivo entre el maltrato temprano en la niñez hacia los animales y el desarrollo de conducta antisocial.

Como decía Leonardo da Vinci, y como deseo personal hacia una sociedad más justa y solidaria:

"Llegará un día en que matar a un animal sea un crimen igualmente punible que matar a un ser humano. Ese día la civilización habrá avanzado".

Alicia López Losantos es psicóloga y socióloga.

Publicidad