Publicidad

Restricciones Cantabria

Los hosteleros sacan los colchones a la calle en Santillana del Mar como señal de protesta por las restricciones

Los hosteleros protestan en Santillana del Mar, Cantabria, sacando los colchones y las camas a la calle para quejarse por el cierre perimetral y las pérdidas económicas de esta Semana Santa. Ellos aseguran que "el turismo nacional y el de cercanías es el sustento del año".

Los dueños de bares y restaurantes de Cantabria han sacado este Jueves Santo los colchones a la calle en Santillana del Mar, en señal de protesta por el cierre perimetral y las pérdidas económicas que supone para el sector de la hostelería que la movilidad esté restringida como medida para evitar la propagación del coronavirus, y que según ellos, se trata de una medida "que ha hundido las reservas" previstas para este periodo vacacional.

Ángel Cuevas, presidente de la Asociación de Hostelería de Cantabria, ha expresado así su descontento con pancartas y sacando colchones y camas a la calle y en el manifiesto que ha leído se ha referido que después de un año, "lejos de estar en una situación mejor, nos preparamos para, por segundo año consecutivo, perder la campaña de Semana Santa. Los contagios no son menos. Estamos peor que hace un año y arruinados", ha lamentado el presidente de los hosteleros.

También ha afirmado Cuevas que el cierre perimetral de la comunidad autónoma "ha hundido las reservas de Semana Santa" y que "necesitan un respiro". Admite que en Cantabria, sin contar con turismo rural, hay más de 30.000 plazas hoteleras, alrededor de 2.000 alojamientos y "que desde el mes de octubre no cuentan con ningún ingreso".

Cuevas ha reiterado que "la situación es agónica". "No podemos recibir visitantes de País Vasco, ni de Asturias, ni de Madrid, pero sí pueden venir suizos a coger unas olas a la playa de Los Locos", se ha quejado el presidente de los hosteleros de Cantabria.

Ha insistido en que, para la Cantabria, "el turismo nacional y el de cercanías es el sustento del año", una clientela que se ha perdido y por eso el sector pide que se le ayude.

"Muchos de nosotros no hemos recibido ningún tipo de ayuda, muchos de nosotros, en el mejor de los casos, cuenta con 3.000 euros de la suma de los dos cheques llamados de urgencia. Estamos decepcionados, desilusionados, sin esperanza. Otra campaña perdida", ha afirmado Ángel Cuevas en el comunicado que ha leído durante la protesta.

Publicidad