Explotación laboral

Hosteleros de Guipúzcoa piden máxima dureza para los 3 detenidos por explotar a trabajadores en dos locales de Donostia

Las 21 víctimas, en situación irregular, eran obligados a trabajar 12 horas al día durante los 7 días de la semana.

Un camarero tomando nota

Un camarero tomando nota Pablo Buffer

Publicidad

La indignación y el malestar son enormes entre los hosteleros guipuzcoanos. La noticia de la detención de 3 personas, relacionadas con la explotación de trabajadores en dos bares de la Parte Vieja de San Sebastián, "hace mucho daño a la imagen de todo el sector".

Así lo expresaba en secretario general de la Asociación de Hostelería de Guipúzcoa, Kino Martínez en los micrófonos de Atresmedia: "Es un caso aislado que hace mucho daño a un sector con más de 4.000 negocios de hostelería y que da trabajo a más de 25.000 personas. Aquí todos cumplimos la ley menos 3".

El caso no es nuevo ya que afecta a un "empresario conocido en ámbitos judiciales den san Sebastián por casos similares", nos cuenta Kino.

El caso de explotación laboral

La investigación se inició en noviembre de 2022, cuando la Inspección de Trabajo y Seguridad Social de la provincia de Gipuzkoa notificó al Grupo de Acción de Extranjería de San Sebastián una denuncia avisaba que varios trabajadores extranjeros y nacionales estarían trabajando en condiciones irregulares y que vulnerarían sus derechos. A raíz de esta denuncia se inspeccionaron dos empresas el 9 de noviembre del año pasado y encontraron a 21 trabajadores en situación irregular, sin contrato laboral. De toda la plantilla, solo una persona tenía permiso de trabajo y se encontraba en condiciones legales.

La Policía Nacional estima que las cotizaciones sociales fraudulentas ascenderían a unos 80.000 euros.

Los empresarios obligaban a los camareros a trabajar doce horas diarias, de lunes a domingo, pagándoles 1.068 euros mensuales. Igualmente, a partir del verano pasado, les obligaban a firmar contratos de formación cada mes si querían ser regularizados y les aleccionaban para que dieran otra filiación si la inspección de trabajo u otra persona preguntaba por ellos.

Los investigadores aplicaron el protocolo de protección de víctimas de explotación. Además, el pasado 12 de enero se procedió a la detención de los tres investigados que pasaron a disposición judicial, pero en la actualidad se encuentran en libertad a la espera de juicio.

Publicidad