106.005167

Publicidad

Covid-19

Totana vive su primer día de vuelta a la fase 1 de la desescalada, una decisión que no ha gustado a los hosteleros

Los hosteleros de Totana explican que el retroceso a la fase 1 es una decisión necesaria pero los únicos afectados son ellos.

El casco urbano de Totana (Murcia) solo tiene un acceso de entrada y salida de vehículos después que el Gobierno murciano haya ordenado el regreso del municipio a la fase 1 de desescalada. Este retroceso se debe al aumento de casos de coronavirus, que ya son 85.

Así lo ha decidido la Mesa de Coordinación Local de Seguimiento del covid-19 de Totana, integrada por el alcalde; Juan Jesús Cánovas, Policía Local y Guardia Civil, que controlarán los accesos a la localidad que permanecerán cortados a excepción de la entrada por la vía RM-502 (Circunvalación Norte).

Los ciudadanos no pueden salir de sus casas salvo para hacer gestiones imprescindibles como la compra o ir a trabajar, que no se organicen reuniones con familiares y amigos y se eviten aglomeraciones y estancias en lugares cerrados, pues es la principal vía de propagación del virus.

Se restringen los aforos de los establecimientos al 50% y solo se permitirá la apertura de las terrazas de bares y restaurantes, no las zonas interiores, entre otras medidas.

Se cierran sus centros de día y se restringen las visitas a las residencias, al tiempo que se cerrarán sus centros de salud, excepto para la atención relacionada con la pandemia.

Los hosteleros denuncian que este cierre afecta especialmente a su sector, muchos aseguran que tendrán que cerrar si se les vuelve a reducir el horario y el aforo. Ante esto, han protestado con carteles de 'Se Vende' frente al consistorio.

Publicidad