Los amigos y conocidos de Pepi, la mujer asesinada por su marido este miércoles en Villagonzalo Pedernales continúan sobrecogidos por este caso de violencia machista. El presunto autor del crimen trabajaba en un banco, y este miércoles se prejubilaba.

También era cazador, por eso tenía la escopeta con la que pudo asesinar a su mujer, herir de gravedad a su hijo y suicidarse posteriormente.

La otra hija de matrimonio fue quien descubrió los cuerpos. La joven asegura que su padre sufría una depresión. "La opinión de la hija es que no ha sido violencia de género. Pudo tener un momento de enajenación", afirma la alcaldesa de la localidad.

Rafael, el joven de 29 años, que recibió un disparo en el cuello, se encuentra estable dentro de la gravedad. Los médicos no temen por su vida aunque, tras dos operaciones, su evolución por daños en la médula espinal es lenta.

Con Pepi son diez las mujeres asesinadas por sus parejas o exparejas tan solo en el mes de julio. 37 en total, en lo que va de año.