EN SALAMANCA

Un hombre, multado a pagar 2.160 euros por quitarse el preservativo sin consentimiento de la mujer con la que mantenía relaciones sexuales

El tribunal explica que se trata de una práctica denominada 'stealthin' y se considera delito de abuso sexual porque se incumplen las condiciones bajo las que se habían consentido las relaciones sexuales.

En la imagen un preservativo

Publicidad

EN SALAMANCA

Un hombre, multado a pagar 2.160 euros por quitarse el preservativo sin consentimiento de la mujer con la que mantenía relaciones sexuales

El tribunal explica que se trata de una práctica denominada 'stealthin' y se considera delito de abuso sexual porque se incumplen las condiciones bajo las que se habían consentido las relaciones sexuales.

Un juzgado de Salamanca ha multado a un hombre que se quitó el preservativo mientras mantenía relaciones sexuales sin el consentimiento de la mujer. Ambos acordaron mantener relaciones sexuales, pero con preservativo. Sin embargo, el hombre se lo quitó sin que la mujer lo supiera, ésta lo advirtió finalmente y lo denunció a la Policía.

El acusado, que ha reconocido los hechos, debe pagar una multa de 2.160 euros, una indemnización de 900 euros a la víctima y 101,41 euros a la Gerencia Regional de Salud de Castilla y León por los gastos médicos.

El tribunal explica que esta práctica, considerada delito por abuso sexual, se denomina en inglés 'stealthin'. En estos casos, existe el permiso para mantener relaciones sexuales siempre y cuando sea con preservativo y consiste en "la retirada sigilosa del profiláctico sin consentimiento, lo que atenta contra la indemnidad sexual de la víctima, quien consiente el acto sexual únicamente con las debidas garantías para evitar embarazos no deseados o enfermedades de transmisión sexual".

También te puede interesar...

Un 33,7% de los jóvenes reconoce que no utiliza el preservativo como método de protección

Mycoplasma genitalium, la enfermedad de transmisión sexual que podría convertirse en la próxima 'superbacteria'

Una nueva peligrosa práctica sexual se extiende en Estados Unidos y reabre el debate sobre las violaciones

Publicidad