Las dos personas que fueron halladas muertas en su domicilio de la localidad conquense de Casas de Benítez, con heridas de arma de fuego, eran un hombre de 58 años y su madre, de 89, y la hipótesis inicial que bajara la Guardia Civil es que el varón mató a su progenitora y a continuación se suicidó.

El hombre era socio de una empresa que venía sufriendo problemas económicos en los últimos tiempos, según han indicado fuentes de la investigación. Familiares de los fallecidos han relatado a los investigadores esta circunstancia económica que sufría el autor del parricidio, J.J.M.P., cuya esposa escuchó disparos desde la cocina de la vivienda y posteriormente encontró en los respectivos dormitorios los cadáveres con heridas de arma de fuego en la cabeza.

Así lo han explicado fuentes de la Delegación del Gobierno en Castilla-La Mancha, que han precisado que la Guardia Civil fue avisada del suceso sobre las 16:30 horas de este sábado por el servicio de urgencias y emergencias 112 y que, a su llegada al domicilio de las víctimas, situado en la calle Cuenca de Casas de Benítez, hallaron los dos cadáveres.

Las mismas fuentes han confirmado el vínculo familiar de los dos fallecidos, madre e hijo, y la hipótesis inicial con la que trabaja la Comandancia de la Guardia Civil de Cuenca, que es la que se ha hecho cargo del caso, es que el hombre disparó a su madre con un arma de fuego, probablemente una escopeta, y después se suicidó. En un principio "no se observa ayuda de terceras personas", según la Delegación del Gobierno, que ha confirmado que la Guardia Civil mantiene abierta una investigación para esclarecer lo sucedido.