Mascarilla

Publicidad

Jaén

Un hombre de Jaén se enfrenta a un año de cárcel por no usar mascarilla en la vía pública

El acusado no tiene antecedentes penales pero se enfrenta a un año de cárcel tras ser denunciado en Jaén hasta en seis ocasiones por no llevar mascarilla en la calle.

Un vecino hombre de 49 años acusado de dos presuntos delitos de desobediencia por no usar mascarilla en la calle ha sido juzgado este este martes por lo Penal en Jaén. La fiscalía solicita para él un año de prisión y él se ha defendido alegando que no es un negacionista del coronavirus y que no usa este sistema de protección porque padece problemas respiratorios agravados por su exceso de peso.

Este es uno de los primeros casos de una persona se haya negado a utilizar la mascarilla en España que han acabado en la vía penal. Será el Juzgado de lo Penal número 3 de Jaén el que acabe dictando sentencia al respecto.

El acusado, M.G.V., no tiene antecedentes penales y ha llegado con mascarilla a los juzgados. Su abogado se ha encargado de atender a los medios de comunicación allí congregados puesto que él ha rechazado hacer cualquier tipo de declaración.

"Me parece un caso un poco extravagante sobre todo por la pena que se pide, se pide un año de cárcel para un señor que no puede respirar y que tiene dificultades incluso para deambular. La extravagancia al derecho no le hace ningún bien, queremos que hoy se rectifiquen todos los errores del juzgado de Villacarrillo", ha indicado el abogado.

El acusado ha sido denunciado en seis ocasiones por el mismo motivo hasta que finalmente la Policía Local lo puso a disposición judicial como presunto autor de un delito de desobediencia. Además cuando fue citado en el Juzgado acudió sin mascarilla y la jueza acabó imputándole otro delito más de desobediencia.

Su abogado ha relatado que cuando su defendido se enteró de que debía comparecer en el juzgado, lo que hizo fue pedir cita al médico de cabecera, pero "tardan diez o 15 días en hacer la visita" y "cuando fue citado en el juzgado iba sin el certificado de su médico de cabecera". Lo único que llevaba era una fotocopia del BOE, firmada por él mismo, en la que dice que las personas con dificultades respiratorias están exentas de usar mascarilla.

Publicidad