Billetes de euro

Publicidad

CAMARERO DE UN KEBAB DE PALMA DE MALLORCA

Un hombre encuentra bajo su buzón una bolsa con 77.000 euros y se lo entrega a la Policía Nacional

La policía identificó a la propietario del dinero y tuvo que dar explicaciones sobre su procedencia. Agradecida le ofreció al buen samaritano, un camarero argelino, una recompensa por haberlo devuelto, pero él se negó en rotundo. Soy musulmán y mi religión no me permite quedarme con lo que no es mío" afirmó.

antena3.com | Madrid
| 26.07.2017 13:37

Lahouari Saidani, un camarero argelino encontró una bolsa debajo de su buzón que contenía una fortuna en cheques y dinero en efectivo, en total 77.000 euros, además de ropa recién comprada y documentos personales. Al verlo, el hombre se lo entregó a la Policía Nacional. Al parecer, las pertenencias eran propiedad de una mujer de nacionalidad rumana que las dejó en ese lugar porque dice "había cola en el banco".

"Soy musulmán y mi religión no me permite quedarme con lo que no es mío", cuenta este argelino nacido en Orán y residente en Mallorca desde 2001 según informa Diario de Mallorca. "El Islam prohíbe robar. Y recibí una educación muy estricta de mis padres. Desde muy pequeño me enseñaron que nunca podía quedarme lo que no era mío. No, en ningún momento se me pasó por la cabeza", asegura.

El hombre cuenta que salió de trabajar a las seis de la tarde y, al llegar a su portal, fue directamente a mirar el buzón porque estaba esperando un documento importante. Fue en ese momento cuando se encontró una bolsa grande de papel y, al mirar lo que había dentro, se dio cuenta de que contenía una gran cantidad de dinero en metálico, 83 cheques de diez bancos diferentes y objetos personales como un bolso, dos carteras, un neceser, tres prendas de ropa con la etiqueta y productos cosméticos.

La Policía Nacional identificó a la propietaria porque en una de las carteras se encontraba su pasaporte y la citaron en comisaría donde tuvo que dar explicaciones sobre la procedencia del dinero en efectivo. Según dice la mujer, trabaja en una inmobiliaria e iba a ingresarlo en el banco pero al ver que había mucha cola, lo dejó en el portal donde asegura que vive. Agradecida por recuperarlo, le ofreció al argelino algo de dinero, dinero que él rechazo rotundamente.

Publicidad