Publicidad

Alicante

Alega que necesita tener sexo con su pareja como "necesidad básica" para saltarse el cierre perimetral de Alicante

Un hombre de 40 años, vecino de Murcia, justificó el incumplimiento de las restricciones de movilidad el pasado fin de semana para satisfacer la "necesidad básica" de practicar sexo con su pareja, residente en Alicante.

La Comunidad Valenciana vivió el pasado fin de semana su segundo cierre perimetral como medida para frenar el coronavirus. Durante los controles, los agentes interceptaron a un hombre, vecino de Murcia, que se saltó el confinamiento alegando que necesitaba practicar sexo con su pareja, residente en Alicante.

Los hechos ocurrieron el pasado domingo, cuando el varón de 40 años fue sancionado por no cumplir con las medidas de seguridad sanitaria.

En torno a las 10:00 horas, la Policía detuvo a un autobús procedente de Murcia para comprobar si los pasajeros cumplían con las excepciones que permiten la entrada a Alicante, cerrada perimetralmente de viernes a lunes dada su tasa de incidencia de coronavirus.

Cuando los agentes se toparon con el hombre de 40 años y le informaron del incumplimiento, éste les mostró un recorte de periódico en el que decía que "las necesidades básicas del ser humano son una excepción".

Continuó justificándose diciendo que iba a encontrarse con su pareja, a la que llevaba sin ver más de un mes por las restricciones, con la intención de mantener relaciones sexuales, ya que el sexo es "una necesidad básica, como el comer", alegó.

El hombre fue sancionado

La Policía le aclaró al varón de Murcia que las prácticas sexuales no entraban dentro de las excepciones recogidas en la normativa, por lo que no podían dejarle entrar en Alicante. El hombre fue sancionado y tuvo que bajar del autobús, obligado a volver a Murcia sin llegar a ver a su pareja.

Las restricciones de movilidad en Comunidad Valenciana

Un total de 16 localidades de la Comunidad Valenciana, las que tienen más de 50.000 habitantes, asumen las restricciones de movilidad cada fin de semana por tener una alta incidencia de coronavirus. Estas medidas implican el cierre perimetral de las ciudades valencianas de viernes a lunes, con el fin de limitar al máximo posible los desplazamientos injustificados para frenar la expansión de la pandemia.

Las medidas estarán en vigor, como mínimo, hasta el próximo 15 de febrero, unas restricciones que afectan al 46% de los valencianos -2,3 millones de habitantes-.

Publicidad