Test para sacarse el carnet de conducir

Publicidad

Dos detenidos

Un hombre acaba en el médico para extraerle el pinganillo que usó para copiar en el examen de conducir

Los dos hombres ocultaron dispositivos electrónicos en el cuerpo para intercambiarse información e intentar aprobar el examen teórico de conducir de forma irregular.

La Policía Nacional ha detenido a dos hombres de 42 y 56 años, tras cometer supuestamente un delito de falsedad documental. Los dos acusados ocultaron bajo la ropa varios dispositivos electrónicos, como teléfonos y un pinganillo, con el objetivo de superar de forma fraudulenta el examen teórico de conducir. Los aparatos eran usados para recibir ayuda externa y así marcar las respuestas correctas del test.

Los hechos sucedieron en las localidades de El Saler y Requena (Valencia) y, los dos hombres se colocaron un teléfono móvil pegada a la camiseta en su interior antes de la realización del test, a la que previamente le hicieron un orificio coincidente con la cámara del móvil. Las imágenes captadas eran enviadas a un dispositivo emisor adherido al brazo y que, posteriormtente, las transmitía a una persona que se encontraba en el exterior para a continuación comunicarles las respuestas a través de un pinganillo que llevaba el examinado en el interior de su oído.

Sin embargo, el pinganillo utilizado era tan diminuto, que apenas se apreciaba desde el exterior y tuvieron que acudir a un centro médico para que le extrajeran el pequeño aparato del el conducto auditivo externo.

Ambos detenidos, uno de ellos con antecedentes policiales por conducir sin permiso, fueron detenidos como presuntos autores de un delito de falsedad documental. Uno de los arrestados, ha pasado a disposición judicial, mientras que el otro ha quedado en libertad no sin antes ser advertido de la obligación legal de comparecer cuando fuese requerido para ello.

Los investigadores advierten que en ocasiones las personas que han ayudado a los alumnos a superar la prueba teórica de manera fraudulenta, a pesar de la correspondiente falta de conocimiento en la lengua castellana, han llegado a percibir hasta 2.000 euros.

Publicidad