Publicidad

Niñas desparecidas Tenerife

Hallar el ancla del barco de Tomás Gimeno, uno de los objetivos del buque sonar que busca a las niñas desaparecidas en Tenerife

Por primera vez desde que zarpó, el buque oceanográfico Ángeles Alvariño ha regresado al Puerto de Santa Cruz. La búsqueda de Anna y Olivia, las dos niñas desaparecidas junto a su padre, Tomás Gimeno, en Tenerife continúa sin descanso.

Se cumple una semana desde que zarpara el buque sónar en aguas de Tenerife. Continúa la búsqueda de cualquier pista que pueda dar con el paradero de Anna y Olivia, las dos niñas desparecidas hace 40 días.

Por primera vez desde que zarpó, el buque oceanográfico Ángeles Alvariño ha vuelto al puerto de Santa Cruz. Durante una hora ha estado en el puerto, como explica Gracia López, periodista de Antena 3 Noticias.

Durante esa corta estancia en puerto han realizado el relevo de los científicos para la segunda etapa de la búsqueda. Agentes de la Guardia Civil se han acercado a la embarcación para hablar con la tripulación y recabar información. Además han bajado numerosas cajas de ese barco. Uno de los objetivos en encontrar el ancla de la embarcación de Tomás Gimeno, una tarea nada fácil porque en la zona han encontrado muchos metales arrastrados por las corrientes hasta un mismo punto.

Se cumple una semana de la búsqueda de Anna y Olivia en alta mar centrado en dos zonas: la costa de Santa Cruz de Tenerife, desde donde salió Tomás Gimeno con su barco, y la costa de Güímar, donde encontraron dicha embarcación a la deriva el día siguiente.

Dos zonas de búsqueda para logar una pista sobre el paradero de Anna y Olivia

El buque continúa persiguiendo el rastro del teléfono móvil de Tomás Gimeno. Ya ha dejado atrás la costa de Güímar, donde encontraron su embarcación a la deriva. Se le ha podido ver trabajando durante varias horas en el mismo punto de la costa de Santa Cruz, desde donde zarpó.

El barco Ángeles Alvariño actúa en 3 fases. Primero divide el fondo marino en parcelas, después el sónar analiza cada una de ellas para dar con cualquier objeto extraño reciente que no coincida con el paisaje submarino. De hallar algo, el robot se sumerge para tomar imágenes o directamente subirlo a la superficie. Va a rastrear 10 millas náuticas y en él trabajan 25 científicos e investigadores.

Mientras, la cámara 3D estudia las imágenes del puerto donde Tomás fue visto trasladando 6 petates en 3 viajes... Las fuerzas de seguridad la usan en la reconstrucción de este tipo de casos. El objetivo es averiguar el tamaño de las bolsas para saber lo que podría haber dentro.

Para la madre de las pequeñas se cumplen 40 días sin sus princesas. Ella les pide que aguanten, que sean fuertes y que mantengan la esperanza.

Publicidad