Vivir en la era de la tecnología tiene toda clase de ventajas pero no podemos olvidar sus desventajas. Estar conectado a una red wifi pública es exponerse a ser hackeado y estafado. Un proceso que dura menos de cinco minutos. Esto es lo que le pasó a Viviana Torres, una empresaria de Blanes que fue estafada mientras se encontraba en Nueva York.

A Torres le robaron 40.000 mientras hablaba con uno de sus proveedores. El hackeo sucedió de la siguiente manera: La empresaria se conectó a la red wifi del hotel donde se hospedaba en Nueva York, empezó a hablar sobre negocios con su proveedor chino del sector de los perfumes. Negociaba una compra de productos y en medio de esta negociación un estafador suplantó la identidad del verdadero vendedor y la empresa hizo una transferencia de 40.000euros a la cuenta bancaria que este le remitió.

Este tipo de casos son más comunes de lo que parecen pero en este siglo además de hacer estos hackeos también pueden robarte si dejas guardada la información de tu tarjeta de crédito en el ordenador y te conectas a una red wifi. Cuidado también con las páginas web donde entramos para comprar productos pues éstas pueden ser falsas y pagaríamos por un producto que nunca llegaría.

La policía aconseja utilizar redes seguras y dobles verificaciones cuando se realizan transferencia online, además de tener cuidado con las imagenes y datos que guardamos en la nube ya que los datos personales también pueden ser robados. Son los nuevos peligros del siglo XXI.

También te puede interesar...

Más de 500 pueblos españoles disfrutarán de wifi gratuito en zonas públicas