Indemnización

Haber comprado un coche entre 2006 y 2013 puede ser motivo de una indemnización de 2.000 euros

Para saber si nuestro coche se encuentra entre los afectados y solicitar la indemnización hay que seguir una serie de pasos.

Coches en un concesionario

Publicidad

Haber comprado un coche entre 2006 y 2013 puede ser motivo de una indemnización de 2.000 euros. El motivo: haber adquirido el vehículo en uno de los 147 concesionados en los que la Comisión Nacional de los Mercados y la Competencia (CNMC) detectó prácticas fraudulentas que vulneraban las normas de anticompetencia.

Todo surgió a raíz del intercambio de información entre concesionarios y marcas por el que los compradores tuvieron que pagar entre 2.000 y 9.000 euros de más sobre el precio real del vehículo. Así fue cómo se constituyó este cártel por el que la CNMC ha impuesto varias multas millonarias a las grandes marcas.

Por ello precisamente el Tribunal Supremo ha abierto una vía para que todos los posibles afectados por la compra del coche entre 2006 y 2013 puedan reclamar una indemnización por el gasto extra que provocó dicha red, la cual podría inflado el coste de alrededor de 10 millones de vehículos.

Cómo solicitar la indemnización por el coche comprado

La cuestión en este punto es cómo saber si nuestro coche es uno de los afectados entre 2006 y 2013 y cómo solicitar dicha reclamación. Y es muy sencillo, pero no por ello menos laborioso. Para ello se puede realizar de forma individual o a través de algunas de las asociaciones o plataformas que se han organizado para exigir la devolución del importe de más pagado.

Un ejemplo se encuentra en la asociación Afectados por el cártel de coches, donde se puede comprobar mediante si un vehículo particular o una flota de automóviles de una empresa concreta forman parte de ellos. Una vez comprobado se puede reclamar aportando la información correspondiente.

Esta se basa en la factura de compra del coche, la acreditación del pago del alquiler o el importe de las reparaciones en caso de que las haya habido, la ficha técnica y los contratos del vehículo. Una vez aportada toda la documentación se puede llegar a recibir alrededor del 10% del importe del vehículo, que, en la mayoría de los casos, ronda los 2.000 euros.

Publicidad