Comunidad Valenciana

La Guardia Civil interviene una tonelada de pescado ilegal en varias localidades de Alicante

Durante el pasado mes de junio, el Seprona intervino una tonelada de productos pesqueros, frescos y congelados, en varias inspecciones realizadas en distintos establecimientos de Alicante, Altea y Elche.

La Guardia Civil interviene una tonelada de pescado ilegal

La Guardia Civil interviene una tonelada de pescado ilegal Guardia Civil // Imagen de archivo

Publicidad

El Seprona de la Guardia Civil de Alicante intervino durante el mes de junio una tonelada de pescado ilegal. Entre los productos intervenidos se encontraban productos pesqueros, tanto frescos como congelados. Gracias a varias inspecciones realizadas en distintos establecimientos de Alicante capital, Altea y Elche, el Seprona llegó a incautar una tonelada de pescado ilegal.

El pescado intervenido, que estaba destinado a su comercialización, fue retirado por no cumplir con los requisitos establecidos, según ha informado Europa Pres. Durante el mes de junio, el Seprona de Alicante realizó numerosas inspecciones en distintos establecimientos de comercio y hostelería dedicados a la venta de pescado, con la finalidad de garantizar la calidad de la mercancía a los consumidores, así como proteger tanto el medio natural como la supervivencia de las distintas especies.

El producto aprovechable se entregó a centros benéficos para su consumo, después de pasar los pertinentes controles de calidad, mientras que el resto fue destruido.

Sin autorización ni registro sanitario

Estas inspecciones se han llevado a cabo en Alicante capital, Altea, Elche, Santa Pola y Teulada. En algunas de las comprobaciones, los agentes detectaron diversas infracciones. Entre ellas, localizaron dos establecimientos de almacenamiento, distribución y transformación de productos pesqueros que no disponían de autorización ni registro sanitario para desarrollar la actividad. Además, en uno de estos establecimientos, la autorización había sido suspendida por la autoridad sanitaria por haber dejado de reunir los requisitos preceptivos de calidad sanitaria, según la Guardia Civil.

En los establecimientos de hostelería, los agentes detectaron en dos de ellos que, en el almacenamiento de los productos alimenticios existía la carencia de etiquetado o cualquier otra trazabilidad con la que poder determinar su origen y condiciones para el consumo.

Sanciones de entre 601 y 30.000 euros

Los infractores son los responsables de dos almacenes de Alicante y Altea y los de dos restaurantes de Elche. Las infracciones observadas están clasificadas como graves, por lo que conllevan posibles sanciones de entre 601 y 30.000 euros. Los expedientes instruidos han sido remitidos a la Conselleria de Agricultura, Desarrollo Rural, Emergencia Climática y Transición Ecológica del pescado intervenido y, en su caso, a la de Sanidad y Salud Pública. Estas inspecciones se llevan a cabo en el marco del Plan Anual de Control e Inspección de las Actividades Pesqueras (PACIAP).

Los agentes de la Guardia Civil realizan esas inspecciones de forma periódica con el objetivo de controlar los productos de la pesca para un aprovechamiento sostenible. Estos controles determinan la legalidad del origen y las condiciones sanitarias de los distintos productos destinados al consumo. Además, los productos perecederos se someten a una estricta vigilancia de la cadena de frío con el fin de evitar su deterioro.

¿Qué tipo de productos se intervinieron?

En el total de todas las actuaciones, los agentes intervinieron más de una tonelada de productos, tanto frescos como congelados. Entre los productos intervenidos había: atún rojo, musola, pulpo, calamar, sardina, quisquilla, y langostino.

Publicidad