La Guardia Civil ha conseguido, en la llamada operación 'Karsana', un refugio de narcolanchas, que estaba situado en las Islas Chafarinas. Esta operación policial es otro gran golpe al narcotráfico andaluz: estas narcolanchas se encargaban de abastecer de droga a la zona sur de la península.

Estos vehículos un soporte para que la droga pudiera llegar en grandes cantidades a la península. Antes este tipo de organizaciones se encontraban en Gibraltar pero el buen trabajo de la policía española hizo que esta organización se viera obligada a cambiar su 'centro de operaciones'.

Además, las tres embarcaciones que formaban esta red estaban situadas en esta localización a sabiendas de que las Islas Chafarinas eran el lugar perfecto para llevar la droga a nuestro país, evitando todos los controles previos que en esa zona ejecuta normalmente la policía marroquí.

Las lanchas estaban perfectamente equipadas con la última tecnología para realizar los encuentros y transbordos de la droga en alta mar. En sus salidas, desde esa 'guardería', que realizaban todas a la vez antes del amanecer y con distintos rumbos, cada una de ellas podía transportar más de 3.000 kilogramos de hachís, lo cual da una idea del volumen de droga que movía la organización.

Todo esto, nos indica la magnitud del golpe, que con esta operación la benemérita ha conseguido propinarle a todas esas organizaciones, que meten droga en nuestro país desde Marruecos o zonas cercanas al Magreb.