Violencia de género

El grito desgarrador de Conchi: "S.O.S, seré la siguiente. El maltratador va a por mí, yo soy su presa"

El grito de ayuda de Conchi, víctima de la violencia de género que denuncia que desde que a su exmarido le retiraron la orden de alejamiento "a cada sitio que va él está".

Publicidad

"S. O. S., socorro, auxilio" así comienza el desgarrador grito de Conchi, "una mujer maltratada desde hace muchos años" que sueña con salir a la calle "sin tener que mirar a todas las direcciones", pero que después de 8 años separada sigue sin hacerlo porque tiene "miedo" y siente que se está "estrellando contra un muro, un muro de violencia de género que no se está llevando bien".

Conchi pensó que al separarse se acabaría su pesadilla: "Pensé que ya se iba a acabar mi tormento, y no, ¿sabes cómo me siento? Me siento presa en sus redes" es como si la vida le dijese "te has separado, pero nunca vas a ser libre, te voy a acosar por todos los medios".

Tiene una discapacidad "a causa de ese maltrato", cada vez que tiene que salir a la calle lo hace con un teléfono de violencia de género "que tú pulsas y sí, viene la Policía si te ha dado tiempo", explica, porque el último día que intentó salir de casa a comprar una barra de pan se encontró con su maltratador a 20 centímetros. "No sirve de nada", critica Conchi antes de reprochar a la Administración que "no lo están haciendo ustedes bien" y alerta: "Seré la siguiente, no tengo ayuda de ninguna parte".

"¿A qué espera la Justicia?"

"¿A qué espera la justicia?" es una pregunta que Conchi se repite una y otra vez ya que expone "cuando un maltratador es reincidente ¿a qué estamos esperando?, cuando además de reincidente deja a su mujer con una invalidez y totalmente desamparada, acosándola constantemente ¿a qué estamos esperando?".

Fruto de esa desesperación decidió denunciar su caso en redes sociales publicando en Instagram un vídeo en el que da cuenta de sus sentimientos, sus miedos y sus reivindicaciones.

"Me siento presa en sus redes"

En una conversación con Antena 3 añadía la necesidad de poner el foco en que el delito de maltrato no debería prescribir. "Una mujer o un hombre, una persona maltratada puede llegar a estar anulada, con tantos miedos que pueden pasar 20 días, 20 meses o 20 años y quizás en uno de esos despierta" y añade : "No tiene que prescribir un maltrato. Él sigue su vida".

Una vida que Conchi lamenta con la voz cortada ella no tiene para volver a repetir con el tono de voz hundido: "Yo solo quiero vivir, quiero vivir, quiero vivir tranquila".

Le retiraron la orden de alejamiento: "Soy yo la que me tengo que esconder"

Al exmarido de Conchi se le condenó por la última agresión, no por las anteriores porque ella no las denunció. Él tenía una orden de alejamiento, pero ya no tiene efecto.

Fue la última agresión la que la hizo reaccionar: "Ese día verdaderamente nací. Ese día nací porque ya no podía respirar, escapé, me metí en un cuarto para llamar por teléfono, pero cuando él llegó lo arrancó. Me encerré entonces en el baño y ahí con el móvil pude avisar a mi hija. Llevo 8 años separada, él tuvo una orden de alejamiento y varias veces se la saltó, ahora se la quitaron" y desde que ya no tiene esa medida ha empezado a ir más a las inmediaciones del barrio de Conchi. "A cada sitio que yo voy él está. No tengo vida. Soy yo la que me tengo que esconder", suplica Conchi.

"Yo solo quiero vivir, quiero vivir, quiero vivir tranquila"

"Ahora mismo está aquí, en el bar de al ladito" dice desesperada: "Si luego después de beber me hace algo, no pasa nada porque no estaba bien y yo voy a descansar para siempre. Yo hoy quería salir, porque también quiero salir a la calle y no puedo".

Con mezcla de indefensión y rabia se vuelve a preguntar: "¿A qué espera la Justicia? Esa persona ya no tenía que estar por aquí" y lamenta: "Estoy atada, yo me escondo de mi maltratador, el maltratador no se esconde, el maltratador va a por mí, yo soy su presa, así me siento y repito: "S.O.S. ¿alguien me puede ayudar?"

Publicidad