Los Mossos d'Esquadra, la Policía Nacional y la Guardia Urbana de Barcelona están llevando a cabo un dispositivo policial en el Raval contra una organización criminal dedicada al narcotráfico, cuyos investigados son vendedores ambulantes de bebidas.

Según han confirmado fuentes policiales, el dispositivo, que se ha activado a primera hora de esta tarde, ha movilizado a más de 1.000 efectivos en el barrio del Raval de la capital catalana, donde se realizan 35 entradas a domicilios, almacenes y narcopisos.

Los agentes, según han asegurado las mismas fuentes, investigan a un grupo de vendedores ambulantes de bebidas y su estructura criminal, que acostumbra a actuar en el Front Marítim de Barcelona y en el distrito de Ciutat Vella ante la sospecha de que también venderían drogas.

El dispositivo, en el que los Mossos han desplegado incluso un helicóptero para dar apoyo a los agentes que participan en la operación, se están registrando de forma simultánea 35 pisos, locales y algún restaurante en los que se asentaba la red. Alguno de los pisos registrados eran utilizados por la red como punto de venta para el consumo de heroína, según las fuentes.

Los lateros aprovechaban su labor habitual para captar a turistas y ofrecerles droga, que vendían en varios puntos del barrio del Raval. Los Mossos d'Esquadra han establecido un equipo conjunto con la Guardia Urbana para llevar a cabo la investigación contra esta red y también con la Policía Nacional, en este caso centrada en el ámbito de extranjería, ya que la mayoría de miembros de la organización son de origen pakistaní.