Coronavirus Galicia

Galicia anuncia nuevas restricciones pero evita el cierre de la hostelería

Galicia impone nuevas restricciones y a partir de ahora será necesaria la vacunación contra el COVID-19 o una prueba negativa de coronavirus para acceder a la hostelería en 36 concellos.

Galicia da un atrás en la desescalada pero evita el cierre de la hostelería

Publicidad

Galicia impone nuevas restricciones: a partir de este sábado será necesario presentar el certificado covid o un test negativo de coronavirus para acceder a la hostelería en los concellos en nivel máximo y alto, que suman en total 36 localidades de toda la comunidad.

Además, la Xunta solicita al Tribunal Superior de Xustiza de Galicia autorización para limitar las reuniones de no convivientes a un máximo de 10 personas en exterior y 6 en interior, y prohibirlas entre la 1:00 y las 6:00 de la madrugada o entre las 3:00 y las 6:00 en función del nivel del ayuntamiento. "Que los contagiados sean los jóvenes hace que los casos sean menos graves pero no podemos bajar la guardia", ha asegurado el presidente gallego, Alberto Núñez Feijóo.

Galicia pide toque de queda pero descarta el cierre perimetral

Feijoo ha comparecido esta mañana para explicar las nuevas restricciones en Galicia que ha adoptado el ejecutivo. En rueda de prensa ha asegurado que mantienen la preocupación por el incremento en el número de contagios de COVID-19 de las últimas semanas. "Somos la tercera comunidad con menor tasa de positividad, pero, sin duda, la situación epidemiológica ha empeorado de una forma notable e intensa, con varias jornadas de más de 1.000 contagiados en 24 horas".

Para frenar este incremento de contagios de coronavirus lo antes posible, Feijóo ha anunciado nuevas restricciones que han comenzado a aplicarse hoy mismo en el ocio nocturno, y que desde este sábado se extienden a bares y restaurantes de los ayuntamientos con mayor tasa de incidencia de coronavirus. Son 7 los que se encuentran en nivel máximo: O Barco (Ourense), A Pobra e Boiro (A Coruña), y Cambados, Meaño, O Grove y Sanxenxo (Pontevedra), y otros 29 los que pasan a nivel alto, entre ellos Ourense, Pontevedra o Vigo.

La intención con estas restricciones en Galicia es "evitar el cierre de los establecimientos, y fomentar el cribado de la población", asegura. Algo que en estos momentos no está resultando sencillo dada la baja afluencia a los cribados que se convocan, que en algunos casos han registrado cifras de participación de en torno al 40%.

Lo que ha descartado, por el momento, la Xunta de Galicia es el cierre perimetral. Ningún ayuntamiento de la comunidad permanecerá cerrado, habrá libertad de movimientos y la única limitación que se espera poner, si el Tribunal Superior la avala, es la limitación en las reuniones.

"Si se reúnen dos grupos de convivencia sí se podrá superar ese límite de 6 personas en interior y 10 en exterior, si no, no. La idea es que dos núcleos familiares puedan reunirse aunque sumen 11 personas por ejemplo, pero si hablamos de personas de diferentes grupos que no se pueda exceder ese límite".

La comunidad bajará el ritmo de vacunación ante la falta de dosis

El mandatario gallego ha reconocido que las restricciones en Galicia son complicadas de explicar, pero que el objetivo es preservar la salud de todos. También ha alertado de la falta de dosis de la vacuna contra el COVID-19.

"Si tuviéramos vacunas tendríamos vacunados a todos los gallegos antes de terminar agosto, pero no las tenemos, faltan dosis". Feijóo ha anunciado que esta semana se comenzará a vacunar a los menores de 29 años pero aún así, se ha tenido que bajar el ritmo ante la falta de vacunas.

Publicidad