47.717007

Publicidad

Coronavirus

Galicia celebra un Día del Carmen atípico marcado por el coronavirus

Sada, Ribeira, Rianxo, Bueu, Marín… No hay en Galicia localidad costera que no viva con pasión el Día del Carmen. Este año las celebraciones tendrán que esperar por la cancelación o cautelas obligadas por el coronavirus. De todos modos, en algunas cofradías mantienen ciertos actos simbólicos.

La Virgen del Carmen es la patrona de los marineros, por lo que, para la gente del mar, la jornada de hoy es una de las más emotivas del calendario. Se encomiendan a ella para pedir protección en su día a día, para buscar apoyo en las duras jornadas de pesca y también, y sobre todo, para encontrar consuelo cuando el mar se lleva a algún compañero o familiar.

Por todo ello en el día de hoy lo habitual es ver en toda la geografía de una tierra unida al mar como es Galicia, múltiples procesiones marítimas honrando a su guardiana, la Virgen del Carmen.

Procesiones marítimas suspendidas por el coronavirus

Este año la crisis sanitaria provocada por el coronavirus ha hecho que las multitudinarias ofrendas a la virgen hayan tenido que ser suspendidas. No hay barcos llenos de devotos recorriendo las rías detrás de la imagen del Carmen, ni tampoco cientos de flores flotando en el mar en honor a su patrona. Las tallas tendrán que quedarse en los santuarios y las misas serán para unos pocos y con mascarilla frente al coronavirus.

Algunos puertos como el de Camariñas, en A Coruña, han decidido mantener una pequeña procesión para que la virgen no se quede sin su paseo por el mar este año. El barco que la lleva no embarcará a feligreses, y tan solo unos pocos pescadores con sus propias embarcaciones la acompañarán en la ruta. Eso sí, siempre manteniendo las distancias y con todas las medidas de protección necesarias.

En esta ocasión, a las plegarias habituales a su patrona, los marineros suman una más, un impulso para superar esta situación de pandemia por coronavirus cuanto antes y recuperar la normalidad, pensando ya en las celebraciones del año que viene.

Publicidad