Publicidad

Tres personas, una de ellas una menor, han fallecido en el Alt Empordà como consecuencia de dos incendios que arrasan sin control esta comarca gerundense y que ya han calcinado más de 7.000 hectáreas. 

El conseller de Interior, Felip Puig, ha informado que, en un incendio declarado esta tarde en Portbou, varias personas han salido de sus coches cuando circulaban por la carretera N-260, al verse rodeadas por el fuego, y han intentado huir desplazándose por un acantilado, y que en algunos casos incluso se han lanzado al mar. Este ha sido el caso de dos personas que han fallecido tras precipitarse al agua, un ciudadano francés de 60 años y una menor de 15 que ha perecido ahogada, mientras que otras dos personas han resultado heridas de gravedad, según ha señalado el conseller.

Por otro lado, a causa del incendio originado este mediodía en La Jonquera, otra persona, de edad avanzada, ha fallecido en Llers debido a un ataque al corazón que ha sufrido por efecto del fuego.

Aparte de estas tres víctimas mortales, una persona de nacionalidad francesa se encuentra hospitalizada en estado grave con quemaduras en el 80% de su cuerpo, mientras que otras tres personas han sufrido heridas leves.

Además, fuego del Empordà ha dejado a 4.251 abonados sin suministro eléctrico y 140.000 personas permanecen encerradas en sus hogares para evitar inhalar el humo.

El incendio declarado en La Jonquera y que avanza sin control, ha quemado mil hectáreas de vegetación y masa forestal en menos de seis horas.

Los Mossos d'Esquadra han pedido a los vecinos de La Jonquera, Agullana, Capmany, Biure, Vilarnadal, Sant Climent Sescebes, Masarac, Llers y Pont de Molins que se queden en sus casas y cierren puertas y ventanas. Asimismo, han solicitado a los ciudadanos que no se acerquen a la zona del incendio, ya que el fuego avanza sin control a gran velocidad debido al fuerte viento.

El fuego ha empezado al norte de la localidad de La Jonquera, a quinientos metros de la frontera con Francia, y la gran cortina de humo que se pude ver desde toda la comarca se ha desplazando rápidamente hacia el sur. Los Mossos d'Esquadra han desalojado la casa de colonias Estanys de Capmany y han trasladado a los 74 menores y los 17 adultos que había en su interior.

Los agentes también han evacuado a los trabajadores de una empresa que se encuentra en el punto quilométrico 6'5 de la autopista AP-7, mientras los bomberos han utilizando helicópteros para desalojar a los habitantes de las masías aisladas.

La intensa humareda que proviene del incendio ha afectado al túnel del AVE que atraviesa la frontera con Francia, lo que ha obligado a cortar la circulación de trenes de alta velocidad entre Figueres (Girona) y Perpiñán (Francia) por falta de visibilidad.

La autopista AP-7 y la carretera N-II, en la Jonquera, están cortadas en ambos sentidos y los vehículos han sido desviados hacia la salida 4 de la AP-7, donde se ha formado una larga cola, según ha informado el Servei Català de Transit (SCT).

Los Mossos han pedido a los conductores que intenten dar la vuelta y salir de la carretera, pero la lentitud del proceso está acabando con la paciencia de algunos de ellos, que han optado por circular por el arcén, una infracción que puede dificultar el trabajo de los vehículos de emergencia.

Efectivos terrestres y aéreos de los bomberos franceses y tres medios aéreos del Gobierno central se han sumado a la extinción. Unas ochenta dotaciones terrestres de los Bomberos de la Generalitat continúan trabajando para controlar el incendio que avanza con intensidad empujado por la fuerte tramontana, con rachas que superan los 90 kilómetros por hora.

Los medios aéreos están esperando a que mejoren las condiciones meteorológicas para descargar agua, ya que la previsión indica que a partir de media tarde la intensidad del viento puede disminuir.