Camino de Santiago

Fisterra quiere erradicar el falso ritual de quemar botas al finalizar el Camino de Santiago

Quieren acabar con la costumbre de quemar las botas al terminar el Camino de Santiago.

Bota en el Camino de Santiago

Bota en el Camino de SantiagoA3N

Publicidad

El falso ritual de quemar las botas de peregrino al final del Camino de Santiago, cuando se finaliza en Fisterra, podría tener los días contados. El Ayuntamiento coruñés ha presentado la campaña 'Buen camino, buen final' con la que persigue acabar con esta dudosa tradición ya que hace que este paraje natural tenga "aspecto de vertedero y hasta es causa de incendios forestales" indican desde el consistorio.

Así, esta campaña va a difundir diversos contenidos a través de redes sociales para intentar concienciar a los caminantes. Además, pondrán un contenedor en el kilómetro 0 del Camino, donde los peregrinos podrán deshacerse de sus botas y enseres "con la seguridad de que serán gestionados de manera limpia y sostenible".

Con esta iniciativa buscan recalcar el impacto negativo que tiene este particular ritual para el medio ambiente llegando a provocar algún incidente. Uno de los últimos incendios forestales desatado por la quema de botas, fue en el 2016 cuando una pareja de italianos fue detenida por provocar un conato junto al faro, al quemar sus prendas.

¿En qué consiste este falso ritual?

Al llegar a Fisterra son muchos los peregrinos que, por medio de este rito y a pesar de estar prohibido, se despojan de todo lo material y por medio del fuego intentan quemar aquello de lo que se quieren deshacer y que no les beneficiará para retomar su vida después del Camino.

Publicidad

Historia de amor entre dos centenarios

Ocho décadas de amor de Petronilo y Socorro, el matrimonio de centenarios que desea pasar juntos a la eternidad

Petronilo y Socorro llevan toda su vida juntos. Nada más y nada menos que 87 años. Esta es su historia.

El ladrón de Baena

El surrealista atraco con 'streptease' incluido de un hombre vestido de mujer en una joyería en Baena: "¡Quítatelo todo!"

El presunto ladrón, vestido de mujer, se quedó encerrado en el local. Los vecinos grababan al supuesto delincuente en el interior del comercio mientras un agente de la Guardia Civil le da indicaciones para que se desarme. El atracador iba armado con un cuchillo de 15 centímetros y cuenta con antecedentes.