ASEGURA QUE NO EXISTEN INDICIOS

La Fiscalía concluye que el suicidio de un niño en Eibar no fue por acoso

Las investigaciones comenzaron después de que un niño de 12 años se suicidara arrojándose al vacío desde una ventana de su domicilio. El menor dejó una nota con los nombres de otros tres niños a los que al parecer atribuía su decisión.

Publicidad

La Fiscalía de Gipuzkoa ha archivado las actuaciones abiertas tras el suicidio de un menor en Eibar el pasado mes de noviembre tras concluir que no existen indicios de que éste fuera víctima de una situación de acoso, según informa el Diario Vasco.

Las investigaciones comenzaron al haber dejado el niño, de 12 años, una nota con los nombres de otros tres menores a los que al parecer atribuía su decisión, y en la que también aludía a una persona vinculada al club de balonmano en el que entrenaba. El menor se arrojó al vacío en la tarde del 2 de noviembre desde una ventana de su domicilio, que se encontraba en un tercer piso.

El Departamento vasco de Educación descartó entonces que el niño hubiese sufrido acoso escolar, mientras que en el club de balonmano rechazaron también que fuera "objeto de agresiones, mofas o trato vejatorio" por parte de otros menores en los entrenamientos o en la fase de competición.

Publicidad