La desaparición de Yéremi Vargas fue uno de los casos que más atención mediática ha centrado en los últimos años y uno de los que más incógnitas dejó cuando el caso fue cerrado en octubre de 2017 sin esclarecerse que ocurrió realmente con el joven. Ahora, doce años después de la desaparición, los padres del niño van a solicitar que se releve del caso al juez Juan Manuel Herno, quien finalmente decidió archivarlo. Los progenitores quieren que se continúe con la línea de investigación que apunta a Alvaro Ojeda como sospechoso de la desaparición de su hijo, como sostenía una hipótesis de la Guardia Civil.

El nuevo letrado de la familia, Marcos García Montes, ha anunciado en rueda de presas que en septiembre presentará una serie de iniciativas para denunciar que el instructor del caso Yéremi, quien, a su juicio, no practicó determinadas líneas de investigación necesarias para acreditar una serie de indicias que señalaban a Ojeda y dictó un auto de archivo "injusto". Ithaisa Suárez, la madre de Yeremi ha asegurado que la familia afronta esta nueva situación "con mucha esperanza", confiada en poder "saber la verdad" algún día y también en poder "recuperar lo que quede de él y tener un sitio donde ir a llorarle y llevarle flores". El 18 de julio Yeremi hubiese cumplido 20 años.

El antiguo abogado de la familia se desmarca de esta decisión

El letrado que ha representado durante años a la familia de Yeremi Vargas se ha desmarcado por completo de la petición de la familia y su nuevo abogado para reabrir el caso. En un breve mensaje de audio remitido a la Agencia EFE, el abogado Pedro Sánchez expresa los fuertes vínculos "personales y afectivos" que le unen ya a la familia Suárez-Vargas, pero también marca diferencias con García Montes. "Siempre estaré al lado de la familia para lo que necesite de mí, pero no comparto esas formas de la nueva dirección jurídica. Las considero legítimas, pero no las comparto ni quiero formar parte de esa estrategia", asegura Sánchez.