Cataluña

La familia de Canet que pidió más castellano solicita al TSJC que la Generalitat garantice la seguridad de su hijo

A través de un escrito han pedido a la Justicia que obligue a la Generalitat de Cataluña a garantizar la seguridad de su hijo en el colegio.

Publicidad

La familia de Canet de Mar, Barcelona, acosada por exigir más clases en castellano para su hijo ha pedido al Tribunal Superior de Justicia de Cataluña (TSJC) que inste a la Generalitat a garantizar la "intimidad y seguridad" tanto del menor como de ellos mismos.

Piden medidas especiales

Lo han hecho a través de un escrito remitido a la Justicia. "A la vista de las lamentables circunstancias consideramos imprescindible reforzar estas medidas por parte del Departamento de Educación y la propia dirección del centro y proceder a garantizar la paz social en la comunidad educativa", advierte el texto.

Además, se hace alusión al grupo de Whatsapp que han creado varias familias contrarias a la medida de incrementar el castellano en un 25%. "En este grupo público se vierten gravísimas amenazas hacía mi representado, solicitando que el centro identifique a la familia y a la niña de la que se pide expresamente que sea expulsada del centro o que se le haga el vacío en la clase y en comentarios más extremistas se reclama el conocimiento del domicilio de la familia para que pueda ser apedreado", matiza.

¿Qué dice el centro?

El informe remitido a Justicia confirma que por parte del centro "no se conoce un pronunciamiento público condenando los comentarios y amenazas sobre la familia que ha solicitado la aplicación de unas medidas que deben tener un carácter generalizado en todo el sistema educativo catalán".

La Generalitat defiende las clases en catalán

Por su parte, el Gobierno catalán ha condenado la violencia que está recibiendo la familia, pero ha defendido a quienes quieren seguir con todas las clases en catalán: "Creemos que es una vulneración flagrante de la mayoría de las familias y alumnos del centro porque que un solo alumno obligue a cambiar la lengua al resto, es sorprendente", ha dicho, Patricia Plaja, portavoz de la Generalitat de Cataluña.

Publicidad