Unas 9.800 de las casi 10.000 personas desalojadas de sus casas por seguridad debido a la virulencia de las llamas del incendio que azota Gran Canaria desde el pasado sábado ya han podido regresar, según ha informado el Gobierno de Canarias.

Ahora han comenzado las labores de investigación en el lugar donde se originó el fuego, el barranco de los Pajaritos. La principal hipótesis es un fallo en el tendido eléctrico. Un informe de la Brigada de Incendios Forestales del Cabildo de Gran Canaria alertaba de los problemas de mantenimiento en el tendido eléctrico.

Incluso el alcalde de Valleseco, Dámaso Arencibia, ha explicado que varios técnicos le hicieron llegar esa preocupación: "Me avisaron que en muchas ocasiones esas tareas de prevención no se estaban realizando".