El uso de las mascarillas y la ventilación nasal

Publicidad

Coronavirus

Expertos alertan del peligro de usar mascarillas contra el coronavirus en mal estado y mojadas por la lluvia

Los expertos llaman la atención sobre las consecuencias de llevar una mascarilla de protección frente al coronavirus en mal estado, desde fallos en la capacidad de filtración hasta la posibilidad de provocar daños dermatológicos.

Alergólogos e inmunólogos han avisado a la población sobre el peligro de usar mascarillas frente al coronavirus mojadas, desde fallos en el sistema de filtración hasta afecciones en la piel, y recomiendan llevar una o dos de repuesto esta temporada.

Con la llegada del otoño, comienza la temporada de lluvias. Ahora más que nunca el buen uso de la mascarilla como medida de protección ante la expansión del coronavirus es un asunto clave. El doctor Pedro Ojeda, miembro de la Sociedad Española de Alergología e Inmunología (SEIC), ha recalcado la importancia de mantener nuestra protección sanitaria en buenas condiciones para garantizar su efectividad. "Aparte de ver disminuida su capacidad de filtración, una mascarilla mojada puede aumentar la humedad relativa en el espacio entre la cara y el protector y dar lugar a la aparición de las afecciones dermatológicas, como eccemas, acné o foliculitis", ha declarado el doctor.

¿Qué tipo de mascarillas debemos usar?

A lo largo de toda la pandemia del coronavirus, hemos asistido a un debate sobre qué mascarillas debemos utilizar y cuáles no son afectivas. El doctor, recomienda la protección homologadas, la mascarilla quirúrgica o las NK95: "En el caso de las de la tela, podrían ser útiles siempre y cuando se ajusten bien a la cara y dispongan de los filtros adecuados frente a microorganismos", ha recomendado Ojeada.

¿Puedo reutilizarla?

Si la mascarilla contra el coronavirus queda mojada, debemos desecharla de forma inmediata y cambiarla por una en buen estado. La reutilización constante de la misma protección sanitaria "conduce a una disminución de su capacidad de filtración" y debemos evitar el uso repetido de las mascarillas quirúrgicas o las NK95. En el caso de las de tela, el doctor avisa sobre la importancia de su buen cuidado y mantenimiento: "En el caso de las mascarillas de tela con filtros adecuados, habría que lavarlas a temperaturas altas para asegurar la eliminación de tales microorganismos y cambiar los filtros después de cada lavado".

¿Puede tener consecuencias negativas el uso de la mascarilla?

Los estudios no han confirmado los efectos negativos en nuestro sistema inmunitario por el uso de la mascarilla. El uso durante varias horas de esta protección sanitaria, como por ejemplo en profesiones de cara al público, no supone un problema para nuestra salud. Sí ha sido demostrado las afecciones dermatológicas en algunas personas. "El uso prolongado de mascarilla hace que se concentre más humedad en la piel alrededor de la boca, lo que podría facilitar el crecimiento de hongos, especialmente en varones con barba o bigote o la aparición de infecciones cutáneas o empeoramiento de acné, sobre todo en adolescentes", ha confirmado el doctor.

¿Cómo tengo que guardar mi mascarilla?

El experto recomienda guardar la protección en el propio envoltorio o usar una bolsa de plástico y advierte sobre la importancia de evitar su contacto con otros objetos como el móvil o las llaves. "Cuando la estemos manipulando debemos sostenerla por las cintas", advierte Ojeda y recalca evitar tocar en todo momento por la parte frontal.

Publicidad