Guerra Rusia y Ucrania

En la evacuación de los españoles, “para hacer un kilómetro se podía tardar entre ocho y once horas”

Hablamos con uno de los policías del GEO que escoltó la salida de Ucrania.

Publicidad

"Teníamos hasta cinco posibles rutas de evacuación preparadas". Nos lo cuenta uno de los nueve policías del GEO que escoltaron los dos convoyes de salida de Ucrania de 150 españoles. Uno de ellos, con unas 40 personas, salió el jueves. Tardó casi tres días en recorrer los 650 kilómetros que separan Kiev de la frontera con Polonia. El otro dejó la capital de Ucrania el viernes. Entre sus 110 evacuados estaba la embajadora española.

¿Cómo organizó el grupo GEO la evacuación de españoles?

Arcadio Noriega es miembro del Grupo Especial de Operaciones de la Policía Nacional desde hace 16 años. En su historial, seis misiones en Afganistán, cuatro en Irak y otras en Congo, Egipto y Pakistán.

Llegó a Kiev el 14 de febrero junto a otros ocho geo. Tenía dos objetivos: reforzar la seguridad de la embajada y preparar la posible evacuación del personal diplomático y de la colonia española.

"Se les dio indicaciones como llevar un calzado cómodo por si hubiera que hacer movimientos a pie, que trajeran no más de diez kilos cada uno en una mochila, simplemente lo esencial, logística para bebés o para niños pequeños que tuvieran", nos explica el policía, recién aterrizado en Madrid después de tres días sin dormir.

El convoy lo formaban 16 vehículos, entre ellos un autobús con capacidad para 70 personas que podía generar problemas si debían transitar por carreteras secundarias. El viaje era extremadamente lento.

"Estábamos en medio de una gran evacuación de civiles de Kiev y del este de Ucrania", explica comprensivo el agente al recordar los enormes atascos. "Estamos hablando que, por ejemplo, para hacer un kilómetro se podía tardar entre ocho y once horas en algún punto", cuenta.

Así fue el trayecto hasta estar a salvo

Cruzaron numerosos controles militares y policiales. También otros custodiados por civiles armados. Eran los momentos más delicados. "Muchas veces estamos hablando de un chaval que le ha tocado, con 18 años, empuñar un AK-47 y con la tensión de estar controlando la seguridad, viendo como viene gente que, seguramente, en su cabeza nos puede ver como paramilitares, como militares, como alguien que quiere engañarles, -explica el geo-. Bueno, pues relajarle, hablarle, que vea nuestras manos, que no llevamos nada, acercarnos a él, bajar la agresividad que usamos para otras cosas y en ese caso un poco más de empatía, de mano izquierda".

Los GEO que escoltaban el convoy iban armados, pero en ningún momento se han visto obligados a usar la fuerza. "Sí a veces la picaresca española", explica el agente con una sonrisa. Recibían información sobre movimientos de tropas rusas en la zona por la que circulaban por si era aconsejable modificar la ruta prevista. Este segundo convoy necesitó casi dos días para llegar a la frontera con Polonia, algo menos que el primer grupo, gracias a los datos que les iban facilitando los policías del primer contingente.

Arcadio Noriega es el policía que arrió la bandera de la embajada española en Kiev. En su convoy viajaba la embajadora y el personal diplomático. Fue un acto rápido, aunque con respeto al ritual. "Siento un gran orgullo de haber sido yo quien ha arriado esa bandera. Se hace, se dobla, se le da a la embajadora lo antes posible y nos vamos. Es el último paso, ahí quedaban segundos para la evacuación".

Publicidad