Bebidas alcohólicas

Europa no etiquetará las bebidas alcohólicas como cancerígenas

Ahora se distinguirá entre el consumo moderado y el que es nocivo para la salud.

Publicidad

El Parlamento Europeo ha decidido que las bebidas alcohólicas no llevarán una etiqueta de advertencia sobre el riesgo de padecer cáncer que provoca la excesiva ingesta de alcohol. Ahora se distinguirá entre el consumo moderado y el que es nocivo para la salud.

Combatir el consumo de alcohol

El año pasado la Comisión Europa elaboró un Plan para Combatir el Cáncer en el que incluía el alcohol como un "factor de riesgo" para contraer esta enfermedad. Entre las propuestas estaba la de elevar los precios, "reducir su consumo nocivo en consonancia con los objetivos de desarrollo sostenible de las Naciones Unidas y restringir la exposición de los jóvenes a la comercialización del alcohol".

Asimismo, el Ejecutivo comunitario apostó por un cambio en los hábitos sociales para atajar la expansión del cáncer. "Europa tiene los mayores niveles de consumos de alcohol del mundo. Es muy baja la conciencia de que puede ser un factor de riesgo", señaló entonces la Comisión.

Etiquetar el alcohol advirtiendo sobre sus efectos cancerígenos

Hace varios días, la Unión Europea propuso además vincular el consumo de alcohol con el cáncer añadiendo en el etiquetado de los productos información sobre el riego de su consumo, de manera similar a como se hace ya en las cajetillas de tabaco.

Las regiones productoras piden consumo con moderación

Tras el anuncio, los productores españoles mostraron su preocupación y alertaron del impacto que la norma tendría en las ventas de haberse llevado a cabo. Al respecto, la presidenta del Gobierno de La Rioja, Concha Andreu, pidió "moderación" y subrayó que "lo que tenemos que hacer es promover el consumo con moderación y valorando los modos de vida y todo lo que rodea a la producción".

Desde Castilla-La Mancha, el presidente Emiliano García-Page ha recordado que en la región se produce el 9% del vino mundial por lo que ha celebrado la decisión del Parlamento Europeo de no "criminalizar" el producto.

Publicidad