COVID-19

Un estudio explica por qué la mascarilla hace más atractivas a las personas

La mascarilla ya se ha convertido en todo un icono social desde el inicio de la pandemia de coronavirus, y ahora, un estudio explica por qué gracias a ellas, se ve a la gente más atractiva.

Cada vez son más las personas que aprovechan la mascarilla para realizarse operaciones estéticas faciales.

| Cada vez son más las personas que aprovechan la mascarilla para realizarse operaciones estéticas faciales.

Publicidad

Si alguien se ha preguntado en algún momento por qué nota a la gente más atractiva llevando puesta la mascarilla, hay un por qué. Y a pesar de que parece un chiste con respuesta incluida por anticipado, hemos de negar dicha respuesta. No es cuestión de que veamos a algunas personas más atractivas cuando llevan mascarillas porque sin ellas dejan de estarlo.

Un estudio realizado en la Universidad de Cardiff (Gales) ha hecho realidad esta teoría que ya venía rumoreándose desde hace tiempo y que, efectivamente, se ha hecho realidad por ambas partes. Tanto hombres como mujeres aseguran que sienten un mayor poder de atracción hacia la otra persona si la ven con mascarilla, algo que puede parecer surrealista solo de escucharlo.

El motivo no es la estética de la gente, ni su forma de vestir. En realidad, se debe a un motivo puramente social que ha conllevado a que la mayoría de personas que son preguntadas opten por afirmar que la mascarilla es, actualmente, un elemento que aporta no solo belleza de cara a nuestra vista, sino también seguridad para nuestra alma.

El COVID empezó todo

Antes, era común ver mascarillas entre enfermeros y personal sanitario o personas que padecían algún tipo de enfermedad, lo cual nos indicaba que había peligro de contagio de alguna enfermedad, o que se trataba de médicos o enfermeros que estaban trabajando, bien porque salían de quirófano o por posible brote de algún virus en el centro.

Sin embargo, la pandemia de coronavirus ha cambiado por completo esa visión. Ahora, la mascarilla es considerado como un símbolo del buen hacer, de que la persona se cuida y quiere protegerse y proteger al resto, lo cual ha provocado que la mayoría de ciudadanos lo considere un elemento a pie de calle y ya aporte incluso un extra al canon de belleza.

Parece curioso que antes este elemento fuera aquel del que rehuía la gente, pero las circunstancias actuales han provocado que ahora se trate de evitar con más frecuencia a toda la gente que no lleva puesta la mascarilla en ningún momento, al considerarse que pueden tener un mayor riesgo de contagiarse y de contagiar a los demás.

Publicidad