Asesinato en un hotel de Barcelona

Estos son los posibles cambios de imagen de Martín Ezequiel, supuesto parricida de su hijo de 2 años en Barcelona

Los agentes creen que podría haber cambiado de aspecto, por lo que han difundido fotografías de cómo podría ser su imagen actual para conseguir dar con el supuesto asesino de su hijo de 2 años en un hotel de Barcelona.

Publicidad

Los Mossos d'Esquadra prosiguen, de momento sin éxito, la búsqueda de Martín Ezequiel Álvarez Giaccio, por su presunta relación con el asesinato de su hijo de 2 años el pasado martes en un hotel de Barcelona.

Con el paso de las horas el dispositivo de búsqueda se intensifica y los Mossos d'Esquadra han difundido diferentes retratos del sospechoso por si este hubiese sobre cambiado su aspecto físico, mediante disfrazz o un cambio de imagen.

Martín Ezequiel Álvarez Giaccio tiene 44 años, mide 1,78 centímetros de altura e inicialmente tenía el pelo rapado y la barba recortada, aunque no descartan que se haya rapado la cabeza, afeitado la barba o lleve una peluca. Del mismo modo han hecho otra simulación de cómo se le vería con y sin mascarilla.

Segun fuentes policiales, cuando salió del hotel apagó el teléfono móvil. Además, llevaba encima el pasaporte y había pedido dinero a un familiar.

Por otro lado, los agentes investigan si el hombre podría haber huido del hotel, donde supuestamente acabó con la vida de su hijo, en taxi y habría llegado hasta el aeropuerto, según ha indicado el diario 'La Vanguardia'. Los investigadores se encontrarían revisando las cámaras de seguridad del recinto aeroportuario, aunque creen que el sospechoso no ha podido abandonar el país con su pasaporte.

Según el testimonio de un taxista que lo acercó al aeropuerto, el hombre iba vestido igual que como lo captaron las imágenes de seguridad del hotel y no llevaba nada encima, ni una mochila, ni una bolsa. Las informaciones indican que el sospechoso le pagó y le pidió que esperara, pero el taxista se fue a los 15 minutos.

Pese a ello, los investigadores de los Mossos creen que podría tratarse de un posible crimen por violencia vicaria, que es una agresión machista a su mujer, de la cual se estaba separando, por medio de lesionar a los hijos de ésta.

Publicidad