Volcán La Palma

Estos son los efectos sobre la salud del dióxido de azufre emitido por el volcán de La Palma

La emisión de dióxido de azufre continúa creciendo como consecuencia de la erupción del volcán de La Palma. Esto puede provocar una lluvia ácida que corroa edificios y monumentos, además de causar perjuicios para la salud humana y para el medioambiente.

Estos son los efectos del dióxido de azufre emitido por el  volcán de La Palma sobre la salud

Publicidad

El Instituto Volcanológico de Canarias, Involcan, ha realizado durante el día de ayer, 20 de septiembre, nuevas medidas para evaluar y monitorizar la cantidad de dióxido de azufre, SO2, que el actual proceso eruptivo del volcán de La Palma, ha emitido a la atmósfera. Los resultados obtenidos reflejan que la tasa se encuentra entre las 7.997 y las 10.665 toneladas diarias.

Esto surge así, teniendo en cuenta que la velocidad del viento a 3.000 metros durante el día de ayer se encontraba entre los 4,2 y 5,5 metros por segundo. Estos datos han sido proporcionados por la Agencia Estatal de Meteorología, AEMET. La estimación se ha realizado después de haber llevado a cabo varios transectos de medidas con un sensor óptico remoto, tanto en posición aérea como móvil terrestre.

Esta monitorización diaria es fundamental para conocer cuál es la evolución de la erupción volcánica y poder certificar la fecha del final de la erupción del volcán de La Palma. Los valores obtenidos durante el segundo día se encuentran entre los 8.00 y 10.500 toneladas diarias. Esta dato es similar e incluso algo superior a los valores registrado durante el primer día de la erupción del volcán de la isla de Canarias, cuando hubo entre 6.000 y 9.000 toneladas diarias.

Todas estas cifras son adecuadas, teniendo en cuenta la aparición de un nuevo punto de emisión de material magmático en Tacande, que ha aparecido esta madrugada. Todos estos datos se obtienen mediante la observación terrestre, y son coherentes con lo registrado por TROPOMI, el instrumento satélite Copernicus Sentinel-5 Precursor.

Problemas del dióxido de azufre

El dióxido de azufre que sale de las erupciones volcánicas es el responsable de la lluvia ácida. A este fenómeno se le conoce como 'mal de la piedra' porque puede llegar a corroer edificios y monumentos y puede afectar a los habitantes de la isla de La Palma. Además, también tiene efectos sobre la salud como sin:

  • Irritación e inflamación del sistema respiratorio
  • Afecciones e insuficiencias pulmonares
  • Alteración del metabolismo de las proteínas
  • Dolor de cabeza o ansiedad.

También provoca daños sobre la naturaleza como por ejemplo en la vegetación, degradación de la clorofila o reducción de la fotosíntesis y la consiguiente pérdida de especies.

La Unión Europea apoya a España por la erupción volcánica

La presidenta de la Comisión Europea, Ursula von der Leyen, ha explicado que la Unión Europea ya ha puesto a disposición de España el sistema de Copernicus, a través del cual se permite un mayor control de la zona de erupción del volcán de La Palma. Este sistema ya ha enviado la primera imagen de la situación volcánica, que se tomó ayer, 20 de septiembre, entorno a las 19:50.

Publicidad