Donación de ropa

Esto es lo que ocurre con la ropa que se dona a través de los contenedores especiales

Se calcula que cada ciudadano se deshace de entre 20 y 30 kilos de productos textiles al año. De dicha cantidad, el 10% se recicla o se reutiliza.

En resumen

Publicidad

Donar la ropa que no usamos se ha convertido en una tendencia al alza en los últimos años. Sin embargo, España está lejos de otros países en Europa, ya que donan más ropa.

La mayoría de ropa que se desecha no termina en los contenedores correctos. Se calcula que cada ciudadano se deshace de entre 20 y 30 kilos de productos textiles al año. De esa cantidad total, solo el 10% se recicla o se reutiliza.

Donar la ropa que no se usa se contribuye al cuidado del medio ambiente. El reciclado textil de los primeros seis meses del año ha evitado que se emitan 26.000 toneladas de CO2.

Para deshacernos de la ropa que no utilizamos y que no queremos hay una opción, que es la de tirarla en un contenedor concreto. Son los contenedores especiales para depositar las prendas que no queremos seguir teniendo en casa. A veces son de color verde.

Cuando el contenedor está completo, se recoge y llega a una planta. En ella comienza un viaje con varios destinos. El primero de ellos es clasificarla por si se puede reutilizar o se envía a la planta de reciclaje.

"Se mira el cuello, las axilas, todo que esté bien y se mete en tienda si está bien", explica una trabajadora.

Toda la ropa a la que no se le puede dar uso se prensa en una máquina. Se destina a países de Latinoamérica o África, como Ángola, Guinea-Bisáu o Mozambique. "Vender esta ropa de forma controlada y para personas que apenas tienen medios de subsistencia", explica Juan Carlos.

Esta entidad ha recogido en un año casi 8.500 toneladas de ropa. Suelen terminar en tiendas de segunda mano, donde hay prendas por un euro. Acude gente diversa. Es el caso de Nerea, estudiante de moda. Le saca mucho partido a estos artículos.

"Hay cosas con etiqueta", indica una consumidora. Se trata de pequeñas gangas que pueden encontrar hueco en otro armario destinadas a usarse nuevamente.

Publicidad