Erupción del volcán Cumbre Vieja

El mapa de La Palma con las zonas de riesgo por el volcán

Cada vez son más las zonas afectadas por la erupción del volcán de La Palma. Hoy hay un nuevo municipio que ha sido evacuado por el surgimiento de una nueva boca eruptiva.

En resumen

Publicidad

El Comité Científico del Plan Especial de Protección Civil y Atención de Emergencias comenzó la evacuación de la zona de la isla como consecuencia de la erupción del volcán de La Palma hace dos días, es decir, el pasado domingo 19 de septiembre. Hasta ahora ya son varios los municipios evacuados por la lava del volcán, entre los que se encuentran en Tazacorte. Entre ellos están El Paso, Fuencaliente, Mazo y Los Llanos de Aridane. Además, durante la tarde de ayer, los servicios de emergencia tuvieron que evacuar Tacande, en El Paso.

Esto ha sido como consecuencia de la nueva boca eruptiva que ha surgido en el volcán de La Palma, según informan las fuentes. Por ahora, la lava continúa acercándose hacia el mar, pero su velocidad ha disminuido de manera notable. Por ello, todavía podría tardar horas o incluso días en llegar a su destino.

Zonas de riesgo tras la erupción del volcán de La Palma

Ayer, el catedrático de Geología de la Universidad de Las Palmas de Gran Canaria, José Mangas, advirtió del peligro que corrían la comunicaciones terrestres, eléctricas y telefónicas por el discurso que sigue la lava. Además, temían que pudiese haber lluvia ácida por el alto número de toneladas que el nuevo volcán de La Palma está expulsando. Sin embargo, meteorólogos han denegado esta idea y afirman que no es una situación que se prevea.

La erupción tiene dos fisuras separadas entre sí por una distancia de 200 metros y nueve bocas, una más que ayer, 20 de septiembre, de las que emerge lava. Así lo ha explicado el director técnico del Plan de Prevención de Riesgo Volcánico de Canarias, Miguel Ángel Morcuende.

Evacuaciones en la isla de Canarias

En total son 5.500 personas las que han tenido que ser evacuadas de sus casas como consecuencia de la erupción del volcán de La Palma. Hasta ayer por la mañana, 20 de septiembre, eran 5.000, pero el surgimiento de una nueva boca eruptiva ha provocado que tuviese que sacarse a más gente de sus hogares. Ahora, muchos de ellos, que están viendo como pierden todas sus posesiones, se alojan en albergues y hoteles.

Son muchas las casas que han quedado sepultadas bajo las coladas de lava y de las que tendrán que emprenderse planes de reconstrucción. Por ahora, se han contabilizado 166 casas destruidas, pero se prevé que el número pueda aumentar hasta los 1.000, teniendo en cuenta otro tipo de instalaciones.

Publicidad