Niñas Alcàsser

Esta es la prueba de ADN que podría dar un giro al crimen de las niñas de Alcàsser

Una coincidencia de ADN podría cerrar dónde está Antonio Anglés, el principal sospechoso del crimen de las niñas de Alcàsser; Toñi, Miriam y Desirée.

Ficha policial Antonio Anglés

EFE Ficha policial Antonio Anglés

Publicidad

La incógnita del crimen de las niñas de Alcàsser ha sido descubrir el paradero de Antonio Anglés. Se trata del acusado del triple crimen de Toñi, Miriam y Desirée. Sin embargo, 29 años después, una prueba de ADN puede dar un giro al caso.

Su rastro se perdió en un bardo donde viajaba de polizón en Dublín, en Irlanda. Saltó al agua y desde entonces, en el año 1993, no se le ha vuelto a ver. Cómo escapó del mercante City of Plymouth y qué fue de él continúa siendo un misterio.

En el año 2006, unos pescadores encontraron los restos de un hombre no identificado en la isla de Lambay. Sin embargo, hasta hace poco no se hizo una reconstrucción digital del cráneo. Esta reconstrucción mostró una coincidencia con Antonio Anglés.

La Policía ha pedido que se coteje el ADN del cráneo reconstruido con el de Antonio Anglés. Así lo indican los periodistas Genar Martí y Jorge Saucedo, quienes han descubierto pistas inéditas tras repasar la huida de Anglés.

Si se determina que hay coincidencia, se daría por cerrada una parte del caso, ya que la alerta de búsqueda internacional continúa activa.

La Asociación Laxshmi para la Lucha Contra el Crimen y la Prevención realizó una serie de recomendaciones para profundizar en la búsqueda del fugitivo. Recomendaron el cotejo del ADN de Antonio Anglés con muestras de ADN no identificadas en los años 90 en las costas británicas. También contactar con las autoridades inglesas.

Huida de Antonio Anglés

Antonio Anglés cogió un taxi hasta la localidad de Alborache tras matar y enterrar a las tres niñas. Allí paso dos noches antes de viajar hasta Valencia, donde se cambió el color de pelo.

Después fue visto en Cuenca, donde puso rumbo a Portugal, probablemente vía Madrid. Desde allí embarcó con destino a Dublín. Desde que se le localizó no se le ha vuelto a ver. Son varias las teorías, pero lo cierto es que la última vez que se supo de él estaba en Europa. 29 años después, ahora tendría 55 años.

Publicidad