SEGÚN UNA ENCUESTA REALIZADA POR SNAPPY RESEARCH

El 52% de los españoles sigue celebrando San Valentín

Los jóvenes de entre 25 y 34 años son los que más celebran San Valentín. Sin embargo, no a todos les gustan los regalos que les hacen: un 27,9% finge ante su pareja que el regalo le ha gustado. Un 15,1% confiesa que, antes de abrirlo, mira a ver si viene con ticket regalo,y un 3,4% sabe, antes de mirarlo, que lo va a cambiar.

Día de San Valentín

Publicidad

Como cada año se acerca ya la fecha y los que han sido tocados por Cupido se unirán para celebrar lo que para ellos es el día más romántico del año. El día de San Valentín es una celebración con una tradición antigua que algunos se empeñan en dar por desaparecida. Pero según una encuesta realizada por Snappy Research para Lotería Nacional con motivo de su Sorteo Extraordinario de San Valentín, el 52% de los españoles encuestados siguen celebrando este día y el 82,4% reconocen haber recibido algún detalle por ello.

En los regalos es donde empiezan a surgir las diferencias. La entrega de regalos genera situaciones de parejas, la mayoría de las veces, cómicas. Por ejemplo, un 27,9% de los encuestados reconoce que finge ante su pareja que el regalo le ha gustado.

Y es que estar a la altura con el regalo no parece ser tan fácil. O nos quedamos cortos o nos pasamos. Eso hace que un alto porcentaje (34,7%) cree que su pareja se esfuerza más por sorprender.

Es curioso pero, en un segundo, la ilusión se puede convertir en desilusión: un 10,9% piensa que hubiese sido mejor que no le hubieran regalado nada.

Este es un problema que muchos intentan evitar, pero sin grandes resultados. Días antes el 6,1% le da pistas a su pareja porque no se fía de su gusto. Algunas mujeres llegaron a declarar que "confían más en el gusto de la dependienta que en el de su pareja". Nos encontramos incluso con que uno de cada diez, ya a la desesperada, le pregunta directamente a su pareja lo que quiere.

Entre los regalos que más frustración le generaron los encuestados mencionan que "esperaba un viaje y recibí unos calzoncillos”, “pensé que serían unas entradas para el fútbol y me regaló una colonia.", "yo creía que me regalaría un perfume y recibí un neumático de bicicleta".

Otras personas ya esperan resignadas un regalo que no les va a gustar, de hecho el 17,5% asegura haber devuelto su regalo de San Valentín alguna vez, e incluso algunos van más lejos, ya que 12,1% confiesa, que antes de abrirlo, mira a ver si viene con ticket regalo, por si acaso, mucho más las mujeres que los hombres (M-15,1% vs H-9,5%).

La misma encuesta confirma también el mito de que los hombres suelen dejarlo para el último momento (H-14,5% vs M-5,2%) y a la vez se confiesan diciendo que muchos regalan porque les gusta a su pareja, si fuera por ellos no lo harían (H-11,4%vs M-2,1%).

Pero al final, la mayoría queda contenta con su regalo o con el cambio, lo importante es que la otra persona se preocupa por su pareja y la intención es lo que cuenta: el 47,8% está pendiente de lo que le pueda gustar a su pareja (muy similar en hombres y mujeres). Y es que sólo un 1% de los encuestados confiesa haber pensado en dejar a su pareja en ese mismo momento en el que abre el regalo y no está a la altura de lo que se espera.

Publicidad