182

Publicidad

Vacunas

El temporal de frío y nieve no impide que lleguen a España las 350.000 dosis contra el coronavirus

El ministerio de Sanidad ha confirmado la llegada de las 350.000 dosis a los aeropuertos españoles. Las que tenían que aterrizar en Barajas lo han hecho en Vitoria.

El temporal de frío y nieve no ha impedido que llegue la tercera remesa de las vacunas contra el coronavirus al territorio español.

El ministerio de Sanidad ha informado de que han llegado las 350.000 dosis a todos los aeropuertos españoles de Barcelona, Valencia y Sevilla, excepto al de Barajas, que por los problemas causados por el temporal se ha derivado al aeropuerto de Vitoria.

Las de Madrid han llegado por Vitoria

Ha sido el único incidente que se ha producido en la entrega habitual de las dosis de Pfizer. El resto de aeropuertos ha recibido las vacunas correspondientes y ya se están empezando a distribuir por el terriotiro nacional.

El ministerio de Sanidad ha informado de que puede haber un leve retraso de horas en el reparto debido a las condiciones de las carreteras.

No obstante, a lo largo del día de hoy irán llegando las dosis a todos los puntos establecidos por cada comunidad. Además, muchas provincias todavía mantienen vacunas de la anterior remesa por lo que se podrá continuar con el proceso sin problema alguno.

En Madrid ya se vacuna a los sanitarios

En la Comunidad de Madrid se está comenzando a vacunar a los sanitarios de los diferentes hospitales. Por ejemplo, en el Gregorio Marañón llevan vacunando desde el sábado. Hay vacunados ahora mismo unos 500 sanitarios.

La Comunidad pretende acelerar el ritmo ya que a falta de los datos del fin de semana, es la que menos dosis ha puesto de todo el país.

El 2021 tampoco ha empezado de la mejor manera para los sanitarios, ya que muchos tuvieron grandes problemas para acudir a su puesto de trabajao debido a la nevada de este fin de semana.

Algunos enfermeros tuvieron que recorrer hasta 17 kilómetros a pie para llegar a su hospital. Además, varios sanitarios han tenido que asistir a partos en medio de los arcenes de la carretera.

Publicidad