Canarias

Escándalo en residencias de ancianos de Canarias: "Los tenían a todos chutados"

Ratas, sarna, chinches y falta de atención a los usuarios de residencias de ancianos de Canarias.

Escándalo en residencias de mayores de Canarias: "Estaban todos chutados"

Publicidad

Ratas, hormigas y cucarachas en las cocinas, brotes de sarna, chinches en los colchones y falta de atención a los usuarios de residencias de ancianos de las Islas Canarias. Es la conclusión que se desprende de un informe de carácter extraordinario que la Diputación del Común elaboró un mes antes de la pandemia del coronavirus.

El informe avisaba de la grave situación en la que se encontraban los ancianos de centros de Gran Canaria, La Palma, Lanzarote y Tenerife tras realizar 25 visitas de inspección a dichas instituciones privadas entre enero y diciembre de 2019.

"En un centro notamos que los residentes no hablaban, nadie hablaba. Al día siguiente, haciendo una toma de datos nos dimos cuenta de que los tenían a todos chutados, con medicación. Quietos, no hablan, no dicen nada, no molestan, ¡ya está!", ha confirmado el documento firmado por la responsable de la investigación y adjunta a la Diputación del Común, María Milagros Fuentes.

Deficiencias de higiene y salubridad

Asimismo, el informe refleja que algunas cocinas se utilizaban "como vertederos de los propios desechos de esas cocinas", que se utilizaban los mismos guantes "para varias funciones como aseo personal, limpieza de instalaciones y apoyo en la alimentación" y que existía descoordinación entre el personal "que no repercute en mejoras de las condiciones personales de las personas usuarias".

Además, varias zonas exteriores, ajardinadas y de uso común no se utilizaban "por falta de medidas de seguridad" que facilitaran la accesibilidad de los usuarios. "Acceso con barreras, escaleras u otros elementos arquitectónicos que interrumpen de manera brusca el itinerario".

Escasas visitas médicas

"Según la propia información de los centros, las visitas médicas se distancian casi en un año y, en caso de algún episodio agudo, únicamente acuden los profesionales de urgencias" por lo que la atención médica que reciben los residentes "no es real ni acorde con las necesidades de las personas mayores".

En el Parlamento desde noviembre

La Diputación del Común denuncia que el informe de deficiencias está publicado en el Boletín Oficial del Parlamento desde el pasado mes de noviembre, sin embargo, no se ha llegado a debatir y tampoco se ha dado fecha para llevarlo ante la Cámara.

"Ha pasado de una comisión a otra que no era la competente según han dicho, y ahí está, sin decir nada. Otra cosa es que no se lea o no interese leer lo que no se quiere ver", sentencia Fuentes.

Publicidad