Rosa e Inés parecen nieta y abuela pero la realidad es que no son parientes. Rosa participa en la iniciativa Envejece con la que pretenden ayudar a los más mayores de Artieda, un municipio de Zaragoza.

Este pueblo tiene menos de 100 habitantes y cada vez queda menos gente en el pueblo. Rosa y Diego acompañan a los ancianos a la compra, la peluquería, les hacen compañía e incluso les ayudan en las tareas del hogar.

Esta pareja llegó hace poco más de un año al municipio y desde ese momento se han convertido en una pieza fundamentan en este pequeño pueblo.

"Vale un valer", nos dice Inés pero no es la única porque todo el pueblo están encantados con ellos. Rosa dice que "es una realización personal y una satisfacción".