Santiago Suárez, que fue jefe de la Brigada de Rescate de Hunosa en Pola de Laviana, en Asturias, ha explicado qué es lo que se encontrarán los mineros una vez se ha finalizado la galería vertical de 60 metros. "Se enfrentarán a un terreno bastante duro, pero están preparados y tienen la formación para solventar los problemas según se vayan presentando", ha explicado.

Asimismo, cree que si se encuentran con un material muy duro, "probablemente utilicen algún tipo de explosivo no rompedor, sino expansivo, que les afloje el terreno y puedan seguir con los martillos".

Asegura que "están entrenados y lo que prima es su seguridad. Tienen que ir poco a poco sin poner en peligro la vida de ninguno de sus compañeros. Dejar el corazón de lado y guiarse por el cerebro. Saben perfectamente lo que tienen que hacer. Es un rescate típico minero en el que seguro que ya participaron en otra ocasión".