Un grupo de arqueólogos encuentra una urna funeraria con los restos de cuatro bebés correspondientes a la etapa entre 1.100 y 600 a.C. en un talayor de Cornia Nou, en Menorca.

Según los investigadores, las excavaciones arqueológicas se han centrado en la tercera habitación de un edificio adosado del oeste del talayot. Se trata de un gran espacio cubierto que, según los expertos, en una parte podría haber tenido un segundo piso accesible a través de una escalera. Este bloque junto con otro edificio situado al sur, conformarían un complejo destinado a la gestión de productos agrarios y ganaderos por parte de la comunidad que habitaba en el poblado de Cornia Nou.

El hallazgo de herramientas como molinos de mano y restos de huesos de animales domésticos avalarían la hipótesis de los arqueólogos. El proyecto está dirigido y financiado por el Consell de Menorca, Montserrat Anglada y Lluís Plantalamor.