Guerra Civil

Encuentran un arsenal de armas de la Guerra Civil en la casa de un vecino de Tarragona

El arsenal que se localizó es de 28 armas cortas, 19 largas, 16 granadas de mano y cuatro proyectiles de artillería de la pasada Guerra Civil.

Imagen de un agente de la Guardia Civil

Imagen de un agente de la Guardia Civil Archivo

Publicidad

La Guardia Civil ha encontrado de manera accidental un arsenal de armamento de la Guerra Civil en un domicilio de Calafell (Tarragona) y ha decomisado una parte del mismo para averiguar su procedencia, según informa la Benemérita. El arsenal es de 28 armas cortas, 19 largas, 16 granadas de mano (una de ellas con toda la carga explosiva y mecanismos activos) y cuatro proyectiles de artillería de la pasada Guerra Civil.

Este hallazgo se produjo el pasado jueves por interventores de armas y explosivos (IAE), que fueron al domicilio de un vecino de Calafell para revisar su libro de coleccionista antes de renovarlo. Los agentes de la IAE vieron armas y material explosivo de la Guerra Civil en la casa, aunque carecían de licencia y de certificado de inutilización. Tras esto, el grupo especialista en explosivos, el TEDAX, se desplazó al domicilio para inspeccionar el armamento y procedió a retirar la granada de mano activa para poder destruirla con seguridad.

La Guardia Civil decomisó todas las granadas de mano y todos los proyectiles de artillería e intervino 17 armas de avancarga (nueve largas y ocho cortas). Por antigüedad y deterioro no se encontraban en condiciones de uso. Desde el año 1985 que se tienen registros, los TEDAX de la Guardia Civil de Tarragona han desactivado más de 900 granadas de la Guerra Civil, lo que significa el 40% de los artefactos explosivos hallados en la provincia.

El arsenal

El arsenal que localizó la Benemérita es de 28 armas cortas, 19 largas, 16 granadas de mano (una de ellas con toda la carga explosiva y mecanismos activos) y cuatro proyectiles de artillería de la pasada Guerra Civil. Se localizó el pasado jueves por interventores de armas y explosivos (IAE) que se desplazaron a la casa de un vecino de Calafell para revisar su libro de coleccionista antes de renovarlo.

Publicidad