A TRAVÉS DE UN COMUNICADO

Empresarios denuncian que las medidas de presión de los estibadores ponen al Puerto de Valencia "al borde del colapso"

La Sociedad de Estiba y Desestiba del Puerto de Valencia (SEVASA) culpa a los estibadores de ralentizar la actividad y provocar el desvío de 17 buques a otros puertos competidores cercanos como Barcelona, Sines (Portugal) o Gioia Tauro (Italia).

Muelles del puerto de Valencia

Publicidad

La Sociedad de Estiba y Desestiba del Puerto de Valencia (SEVASA) ha denunciado este lunes que "las medidas de presión adoptadas por el colectivo de la estiba desde el pasado 15 de febrero están abocando al recinto al colapso".

En un comunicado, Sevasa ha explicado que la "marcha lenta" ha reducido la productividad de las terminales una media del 35% y ya ha provocado el desvío de 17 buques que han optado por realizar sus escalas en otros puertos competidores cercanos como Barcelona, Sines (Portugal) o Gioia Tauro (Italia).

Estos buques tenían previsto realizar una media de 950 movimientos por lo que, hasta la fecha, la situación ha provocado ya la pérdida de más de 16.000 contenedores que tenían que haberse canalizado a través del puerto de Valencia.

Las empresas portuarias estiman que esta situación ha causado ya unas pérdidas de alrededor de 2,5 millones de euros al día. A ellas añaden "el grave perjuicio económico que está causando a otros agentes de la comunidad portuaria como los transportistas, que están notando unas pérdidas que oscilan entre el 25-30% de su actividad".

Sevasa ha recordado que, tal y como denunció el día 24 de febrero la patronal valenciana CEV, el hecho de que el 50% de los tráficos del puerto de Valencia sea de import-export tiene un impacto directo en la economía del territorio y en las cadenas de producción.

Asimismo, ha subrayado que esta situación se está produciendo únicamente en el puerto de Valencia, ya que en el resto de recintos del sistema portuario español se está trabajando con normalidad desde el pasado miércoles 15 de febrero, fecha en la que los sindicatos aceptaron aplazar las huelgas parciales previstas y darse más tiempo para negociar.

Sevasa también ha denunciado que este lunes se han producido daños materiales en sus instalaciones. En concreto, diez cámaras de seguridad de la Sociedad de Estiba, valoradas en 8.500 euros, han sido inutilizadas antes de la celebración de la asamblea de trabajadores celebrada de 13.00 a 15.00 horas.

"Esto ha supuesto la paralización absoluta de todas las actividades en el puerto de Valencia. La empresa ya ha denunciado estos hechos ante la autoridad competente", han agregado las mismas fuentes. Sevasa ha lamentado que el Puerto de Valencia "sea, una vez más, el principal perjudicado de un problema que se está dirimiendo a nivel nacional como consecuencia de la entrada en vigor del Real Decreto de reforma de la estiba y de la apertura del periodo de negociaciones para llegar a acuerdos en materia de convenios colectivos".

Asimismo, asegura que en todo momento "se ha mostrado dispuesta a alcanzar consensos con los sindicatos y hace un llamamiento a la responsabilidad para poder encarar esta crucial etapa desde una situación de normalidad en la operativa del puerto".

Publicidad