Marquesinas en Barcelona

Empiezan a derribar los peajes de la C-32 a la altura de Villassar, en Barcelona

Los trabajos que se llevarán a cabo al menos durante las próximas tres semanas.

Derriban las marquesinas de los peajes de la C-32 a la altura de Villassar, en Barcelona

Publicidad

El Departament de Terrritori i Sostenibilitat de la Generalitat de Cataluña empieza este lunes a derribar las marquesinas de los peajes centrales de la C.32 a la altura de la localidad costera de Vilassar de Mar, en Barcelona, unos trabajos que se llevarán a cabo al menos durante las próximas tres semanas.

Se trata de eliminar también el hormigón que sustenta la parte de la máquinas de los pagos, si bien no derribarán toda la zona de peajes, sino únicamente la parte central de la autopista, dejando tres carriles de subida y otros tres de bajada en dirección Girona y Barcelona respectivamente.

Con este ciclo se da fin al pago de las carreteras catalanas. Desde este lunes y hasta finales de octubre, las máquinas irán dando palazos para poco a poco ir dando continuidad a la autopista en este lento proceso de reconversión de dos de las vías rápidas catalanas (la otra es la AP-7, en manos del Estado).

Estas carreteras pasarán a ser vías continuas como cualquier otra arteria secundaria. Se mantienen, eso sí, los peajes de la C-16 (el eje del Llobregat, que incluye las barreras de los túneles de Vallvidrera) y el de la C-32 en el Garraf. Ambas autopistas de pago son propiedad de la Generalitat. Para el resto, la idea es desmantelar toda la instalación para evitar los atascos registrados en las últimas semanas, en las que además ha coincidido la operación retorno de las vacaciones.

Carreteras sin camiones

Para tratar de suavizar la situación, Trànsit ha habilitado carriles adicionales en la AP-7 durante los fines de semana, tanto al norte (entre Santa Margarida i els Monjos y Martorell) como al sur (de Sant Celoni a la Roca del Vallès) de Barcelona, y se ha prohibido la circulación de camiones los domingos de septiembre por la tarde, entre las 17 y las 22 horas, entre Maçanet y L'Hospitalet de L'Infant.

Para llevar a cabo la labor de desmantelamiento de los peajes, Gobierno y Generalitat tienen prevista una inversión superior a los 30 millones de euros. El Govern anunció el 31 de agosto una inversión de 8,4 millones en la adjudicación del mantenimiento de la C-32 y la C-33, ambas liberadas de peaje

Publicidad