Sociedad

El emotivo gesto viral de un paciente con trastorno mental para que sus padres no sigan envejeciendo

El sanitario Fernando Gomollón ha compartido en Twitter, en un hilo que se ha hecho viral, la historia de un hombre con trastorno mental que mete los relojes de casa en el congelador para que 'no pase el tiempo'

Foto de archivo de un médico en un hospital

Foto de archivo de un médico en un hospital Efe

Publicidad

Fernando Gomollón, un médico de Zaragoza, se ha hecho viral en Twitter después de compartir la emotiva historia de un paciente con trastorno mental que, al darse cuenta de que sus padres envejecen y algún día morirán, decide retrasar los relojes de casa o meterlos en el congelador para 'parar el tiempo'.

La anécdota que este facultativo cuenta en Twitter ha logrado en apenas dos días 2.500 'retuits', 305 menciones y más de 21.000 'favs'.

"Casi llorando en la consulta"

"Casi llorando en la consulta: un paciente con un trastorno mental que percibe que sus padres se hacen mayores y puede perderlos: mete los relojes en el congelador o, si puede, los atrasa….para parar el tiempo", explica el doctor en su mensaje.

Una historia que ha llevado a otros usuarios, sanitarios en su mayoría, a compartir anécdotas parecidas. "Recuerdo una anécdota cuando trabajaba en una residencia de salud mental. Un interno me metió un reloj de mesa en la mochila cuando me iba. Al día siguiente le pregunté por qué lo hizo y me contestó que me oía muchas veces decir que no tenia tiempo", recuerda una internauta.

"Nunca había entendido y empatizado tanto con un tweet. Entiendo completamente a esa persona y su frustración al respecto. Con gran dolor no podemos más que aceptar que ningún método servirá para detener el paso del tiempo", escribe otra usuario de Twitter.

"Me conmueve la escena por la representación sincera del miedo a las pérdidas definitivas y por esa imagen poética de congelar el tiempo", añade un tercer 'tuitero'.

El doctor Gomollón ha explicado en un mensaje posterior que aunque el fondo de la historia es triste, el gesto del paciente "es hermoso" y por eso -explica- "he querido compartirla".

Publicidad