Viral

La emotiva esquela de un fallecido se hace viral en redes: "Morir de amor, se puede"

Silvino Bastos es un hombre de 91 años que falleció el pasado 11 de septiembre. En su esquela, la familia quiso declarar que "morir de amor se puede".

La emotiva esquela de un fallecido que se hace viral: "murió de amor"

La emotiva esquela de un fallecido que se hace viral: "murió de amor" Efe

Publicidad

Actualmente, las esquelas, después de tanto tiempo, siguen siendo una de las principales herramientas para saber si ha muerto alguien. Muchas personas conocen la noticia a través de las páginas del periódico en la vienen escritas. En ella, se pueden leer palabras que informan sobre el velatorio, el funeral y otros datos que pueden ser de interés. Sin embargo, en la actualidad, cada vez hay más esquelas que se salen de lo normal, es decir, que se salen de la forma tradicional de escribirla.

Una familia ha convertido una esquela de un ser querido muerto en viral. En ella, se pueden leer palabras que explican todo el amor que él y su compañera de vida sintieron. Silvino y Mucha estuvieron juntos durante 63 años, y ha sido en la esquela de él donde la familia ha querido especificar que el motivo de su muerte es el “amor”. “Murió de amor” han escrito.

Esta esquela fue publicada en el Faro de Vigo. Contenía las siguientes palabras: "Porque morir de amor, se puede. Porque 63 años a su lado no te parecieron suficiente. Porque tu lealtad sigue cuando se acaba la vida. Por todo eso, has querido seguirla”. Este es el texto que la familia ha querido utilizar para describir la relación de Silvino, el fallecido, con Mucha, su esposa.

"¡Nos has enseñado tantas cosas! Ahora sabemos que morir de amor se puede", concluía la esquela. Silvino murió el pasado 11 de septiembre a los 91 años, de los cuales 63 fueron junto a Mucha, "su compañera de vida". Por este motivo, su familia ha querido dejar testimonio del amor que vivió y, por su puesto, se ha hecho viral.

Esquelas

Las esquelas, que anuncian la muerte de una persona, tienen diferentes tonos en función de quién sea la persona que decide escribirla. Las hay con un toque romántico, como la de Silvino. También hay divertidas, como la publicada en 2010 por el ABC que decía "Manolo, no nos esperes levantado, ya iremos llegando... Tú, a tu aire". Esto lo dedicaron un grupo de amigos.

También, hay esquelas fiesteras como la publicada en el Diario Vasco en 2011: "os invito hoy a mi última fiestuki en la Iglesia (…) Abstenerse gente triste". "No estoy muerto, estoy de parranda", escribían en otra esquela. "La superabuela cogió la capa y se fue volando", escribía otra persona para despedir a su abuela.

Publicidad