Verónica, la inquilina afectada, llegó a su casa, en Vera (Almería), el pasado miércoles cuando encontró un cartel en su casa que ponía el piso en venta.

Fue entonces cuando ella acudió a la Policía Local junto a sus padres para buscar una solución pero los agentes le aseguraron que no podía hacer nada.

Juntos tenían pensado pasar unas tranquilas vacaciones de verano, pues Verónica padece problemas de salud.

Lo que ocurrió fue que un trabajador de la inmobilairia se equivocó de dirección cuando fue a poner a la venta la casa . La empresa ha pedido disculpas y trata de solucionar el problema.