Publicidad

zoo paloma

El zoo de Castellar pide ayuda para alimentar a sus 1.500 animales ante las pérdidas por el coronavirus

El zoo de Castellar de la Frontera, en Cádiz, lleva cerrado más de siete meses por el coronavirus. Las pérdidas han puesto al centro en una situación límite.

El zoo de Castellar de la Frontera (Cádiz) no pasa por su mejor momento. La pandemia del coronavirus se ha cebado con la actividad de este centro, que lleva ya más de siete meses cerrado al público.

Todos los trabajadores siguen en ERTE y los más de 1.500 animales del zoológico están hambrientos. Solo se alimentan gracias a las ayudas voluntarias que reciben.

Tanto es así, que los dueños están pidiendo ayudas con urgencia. "Tenemos 1.500 aniomales y la alimentación diaria conlleva un gasto brutal. Este es el principal problema", señala a Antena 3 Noticias el responsable del zoo de Castellar, Javier Morales.

Los animales del zoo, hambrientos y solos

Lemures o leones, entre otros animales, están notando las pérdidas provocadas por la pandemia. Por ejemplo, una leona pequeña come entre cuatro y cinco kilos de pollo al día, una situación que se está convirtiendo en sostenible.

Por eso, voluntarios como Andrés Domínguez visitan el zoo cada día para ayudar. "Todos los días les traemos una bandeja de comida mediana, con fruta y verdura", explica a Antena 3.

La alimentación diaria de los animales conlleva un gasto brutal

Javier Morales, responsable del zoo de Castellar de la Frontera

La falta de visitantes, la limitación de los aforos y las restricciones contra el coronavirus también está afectando a la actividad social de los animales, acostumbrados a relacionarse con personas que desde hace meses no pisan el centro.

Mientras, los trabajadores del centro, cuidadores, biólogos y veterinarios están en ERTE, aunque no han tirado la toalla y piensan seguir luchando. Por eso, los dueños piensan llegar "hasta los límites de los límites, no queremos pensar que esto llegue al cierre total", señala Javier Morales.

Publicidad